Ciudad de México.- El Instituto Nacional Electoral (INE) investigará el mal uso que hizo de los datos personales de Mabel Leyva, cuya información fue utilizada ilegalmente por ciudadanos para pedir préstamos.

REFORMA publicó ayer que, luego de un descuido del órgano electoral al utilizar su nombre y domicilio en 2013 sin su autorización para propaganda institucional, Leyva, quien es ama de casa y payasita, aparece en el buró de crédito por préstamos que ella nunca pidió con tarjetas bancarias y de tiendas departamentales.

En entrevista, el consejero Enrique Andrade, presidente de la Comisión del Registro Federal de Electores, aseguró que ya comenzaron los primeros análisis para conocer la responsabilidad del INE y algunas de sus dependencias en el caso, que derivó en que ciudadanos robaran la identidad de Leyva.

"Vamos a revisar el asunto a partir de la nota de ayer, en la Dirección Ejecutiva del Registro está haciendo justamente este análisis de la posible utilización de la imagen de la credencial de elector como para haber alterado, cometido algunas situaciones antijurídicas que es conocida como robo de identidad", mencionó.

"La ciudadana ya está iniciando algunas acciones de carácter jurídico, y bueno pues yo creo que ya tendrá que verlo el jurídico del Instituto en su caso".

Andrade consideró que, en caso de que las investigaciones demuestren la responsabilidad del Instituto, Leyva sí debe recibir una compensación.

Para ello, detalló, autoridades judiciales deben determinar primero el nivel de responsabilidad del organismo, de los ciudadanos que robaron su identidad y del daño perpetrado contra la mujer.

"Sí, sin duda (debería ser compensada), yo creo que ahí tendría que intervenir ya la autoridad judicial para determinar si hubo un daño y bueno pues sí fue una responsabilidad del Instituto o de la Dirección del Registro por haber utilizado esto y otros ciudadanos haber hecho mal uso de esta imagen", planteó.

El consejero indicó que, aunque el INE ya no usa datos reales de personas en su propaganda, este caso sienta un precedente para poner más restricciones al uso que se le da a la credencial de elector, tanto por empresas y particulares, así como por el propio Instituto.

"Va a ser un buen antecedente", expuso.

"Justamente lo que queremos evitar es el mal uso de los datos que están en la credencial, el famoso robo de la identidad".

REFORMA/Foto: REFORMA