Ciudad de México.- La noche del viernes, cuando Stephanie Magon optó por ir al Foro Normandie selló su destino. Ahí comenzaría a vivir sus últimas horas.

A cinco días de su muerte, los investigadores de la Procuraduría capitalina lograron determinar que la modelo colombiana no fue asesinada.

Para esa hipótesis la dependencia cuenta con varios indicios: el tipo de lesiones, la mecánica de la caída, videos y las últimas conversaciones por mensajería instantánea, las cuales demuestran que no estaba en peligro.

REFORMA posee la imagen de su última charla con una persona con la que tiene un trato afectuoso y a quien informa a las 1:40 horas del sábado que se encuentra en el Foro Normandie, en el Centro.

Entre la 1:42 y las 5:30 horas, la joven de 23 años de edad ve los mensajes de su interlocutor, pero ya no contesta, consta en la conversación anexada al expediente CI-FBJ/BJ-1/UI-3CD/3484/2016-07.

Videos recopilados del antro muestran a la modelo en el baño del lugar, como si estuviera bajo la influencia de algún narcótico.

Las pruebas forenses practicadas al cadáver dieron negativo a alcohol y drogas.

Sin embargo, la Procuraduría solicitó al Tribunal Superior de Justicia un segundo estudio para detectar 20 tipos de drogas sintéticas como metanfetamina.

Del Foro salió acompañada de un grupo de amigos y se dirigió a su departamento en el 20 de Miami, en la Colonia Nápoles.

Minutos después, las personas que la acompañaron a casa se retiraron para dejarla.

El último mensaje que lee en su celular es de las 5:32, minutos después de que un amigo suyo, identificado como Norman, entrara y saliera del edificio, según videos obtenidos por la PGJ.

El hombre declaró que no oyó ruidos inusuales.

En la azotea donde ocupaba el cuarto 9, Stephanie aventó el celular y cartera, se quitó los tacones que había usado toda la noche, el vestido negro y el brassier del mismo color.

La ropa la halló horas más tarde una vecina y la acomodó en un lavadero.

La modelo, en completa desnudez, subió al techo de los cuartos de servicio, caminó unos pasos y se precipitó hacia la calle.

Los peritos aún no han podido determinar si fue un tropiezo o suicidio.

De acuerdo con las pruebas periciales, en su caída golpeó con un árbol y fue proyectada a las mitad de la calle.

El cuerpo de la joven, según la necropsia, no presentó signos de sometimiento ni lucha; tampoco de haber sido abusada sexualmente.

El cuerpo de Stephanie fue entregado ayer a la Embajada de Colombia.

Sintió distante y extraña a su esposa

La última vez que el esposo de la modelo colombiana Stephanie Magon habló con ella, la sintió distante y extraña.

Así lo declaró Antony Marín a la cadena "La W" de Colombia.

El hombre recordó que la madre de su hijo de 4 años de edad no le dijo nada preocupante.

Mencionó que su esposa tenía una deuda de 48 mil pesos mexicanos con la agencia New Icon Model Management, por los boletos de avión y los documentos migratorios que le tramitaron, y la cual iba pagando con lo que ganaba.

Mario Castro, de la agencia M&P Agency de Colombia y quien ayudó a la joven a viajar a México, recordó que tenían planes de llevarla a Estados Unidos.

"Me había contado que todo estaba muy bien y que hasta tenían planes de llevarla a Los Ángeles; la verdad no sabemos qué fue lo que sucedió, fue una sorpresa y todos estamos muy tristes", apuntó.

REFORMA/Foto: REFORMA