Ciudad de México.- El Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, desaprovechó la oportunidad de encabezar la defensa de los derechos culturales en la Ciudad de México, advierte el abogado José Manuel Hermosillo.

Diez meses después de que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) concluyera que la afectación al patrimonio cultural derivada del daño al Caballito constituía una violación a los derechos humanos, el Gobierno de la CDMX no ha cumplido con los puntos de la recomendación 34/2015, de acuerdo con información solicitada vía transparencia.

"La violación de los derechos culturales no es un asunto menor", subraya Hermosillo, ex abogado general del Fonart, quien interpuso con el analista y asesor legislativo Carlos Lara la queja CNDH/2/2013/8207/Q, la segunda que el organismo atiende sobre derechos culturales.

De las cinco peticiones de la recomendación, se ha avanzado en la tercera: diseñar un programa sobre conservación y salvaguarda del patrimonio cultural, dirigido a personal de la Autoridad y del Fideicomiso del Centro Histórico, y de la Dirección General de Administración de la Secretaría de Gobierno.

En su respuesta, esta Dirección adjunta un oficio del 14 de junio donde Liliana Giorguli, coordinadora nacional de Conservación del Patrimonio Cultural del INAH, informa que Thalía E. Velasco, directora de Educación Social para la Conservación, les hará llegar la propuesta del programa para posteriormente agendar la fecha en que será impartido.

Sin especificar el estatus de los puntos restantes, la Consejería Jurídica y de Servicios Legales del Gobierno capitalino responde el 11 de julio, sobre la segunda petición, elaborar una campaña de difusión acerca del valor histórico y artístico de la escultura del Rey Carlos IV y de su autor, Manuel Tolsá, que considera "un hecho notorio" la difusión que recibió la rueda de prensa del 28 de junio, donde el INAH asumió la restauración del monumento, dañado en 2013 con ácido nítrico. Agrega la instalación en junio, alrededor del Caballito, de un tapial con información.

Hermosillo critica que se pretenda comparar una rueda de prensa con una campaña de difusión.

Ninguna respuesta alude al primer punto de la recomendación, girar instrucciones para que se dé seguimiento al proyecto de investigación científica para la conservación de la escultura; el cuarto, rectificar el comunicado del 24 de septiembre de 2013, donde se omite que no se pidió permiso al INAH para la restauración y se reitera que no sufrió daños irreversibles, ni el quinto, donde solicitan su colaboración en la queja que se promueva contra servidores públicos que no hayan sido investigados.

La tardanza tanto del Gobierno capitalino, que debió cumplir la recomendación, como de la CNDH, encargada de darle seguimiento, es lamentable, considera Lara. "El primero por negligente y demagogo. Dicen que es la ciudad de los derechos humanos y es donde más se violan y se desconoce cómo actuar. La CNDH es lenta, a pesar de que crearon una Visitaduría General para estos casos".

En los documentos, alerta Hermosillo, no existe constancia de que la CNDH haya validado el cumplimiento de alguno de los puntos: "De ninguna manera se resarce la violación de derechos culturales".

REFORMA/Foto: REFORMA