México.- La gastritis atrófica y la metaplasia intestinal son lesiones estomacales que suelen ser precursoras del cáncer gástrico, según Josefina Yoali Sánchez López, investigadora del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

"Alimentos como la sal tienen la capacidad de irritar la mucosa gástrica, lo cual puede evolucionar a gastritis crónica, posteriormente a metaplasia y a displasia intestinal y finalmente derivar en un cáncer gástrico", dijo.

La especialista señaló que los factores que contribuyen a su desarrollo son diversos desde genéticos, biológicos, ambientales y asociados a la dieta.

Otra de las principales causas de lesiones estomacales, ya sea benignas o malignas, es la infección por la bacteria Helicobacter pylori, la cual está presente hasta en 80% de la población adulta, en 52% de las embarazadas y en más de 40% de niños menores de cinco años.

Del mismo modo, detalló que la incidencia de gastritis atrófica en México es de 33% en adultos, mientras que la metaplasia intestinal se registra en 25% de la población del país.

La Investigadora de la División de Genética del Centro de Investigación Biomédica de Occidente (CIBO) del IMSS en Jalisco explicó que el cáncer gástrico a nivel mundial es el quinto en incidencia y el tercero en mortalidad.

Sánchez López indicó que enfermedades como la gastritis, la úlcera, la duodenitis, entre otras ocupan la cuarta posición, entre las 20 principales patologías que padece la población en México.

La especialista dijo que anualmente en México se reportan un millón y medio de casos de enfermedades gástricas.

EFE

Foto/Archivo