Ciudad de México .- La Procuraduría capitalina busca a amigos o personas cercanas que estuvieron con Stephanie Magón Ramírez, la modelo colombiana asesinada este fin de semana en la Colonia Nápoles.

El cuerpo de la joven sigue en el Instituto de Ciencias Forenses, pero autoridades capitalinas ya contactaron al consulado de Colombia para que el cadáver sea repatriado.

La noche del viernes, informaron en la Fiscalía de la Delegación Benito Juárez, la chica de 23 años tuvo una reunión en un pequeño departamento que alquilaba en la azotea del edificio en Miami 20.

Horas después fue encontrada muerta en la calle, desnuda, con golpes en la cara y la quijada fracturada.

Las autoridades ahora buscan que los asistentes a la reunión se presenten a declarar sobre lo ocurrido.

El subprocurador de Averiguaciones Previas Desconcentradas, Óscar Montes de Oca, confirmó que el caso se trata de un homicidio.

Las pertenencias de la joven estaban intactas en su departamento, informaron en la Procuraduría, incluyendo su bolsa de mano con dinero, por lo que se descartó un robo.

Magón era originaria de Cali y estaba trabajando para la agencia de modelos New Icon Model Management; había estudiado comunicación y hace un mes y medio llegó a México.

Reforma