Ciudad de México .- Médicos del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca (HRAEI) colocaron un marcapasos a una paciente que nació con Bloqueo Aurículo-Ventricular Completo Congénito, patología del sistema de conducción del corazón que puede provocar paro cardiaco y muerte súbita.

Tras detectar que la frecuencia cardiaca de la bebé bajó hasta casi 50 latidos por minuto en sus primeros 3 días de vida, cuando el estímulo eléctrico normal debe ser de 140 latidos por minuto; especialistas del servicio de cirugía cardiovascular colocaron el marcapasos el pasado 12 de julio.

Pedro José Curi, cirujano cardiovascular, detalló que el marcapasos consta de un cable llamado electrodo que se coloca en el corazón y una fuente de poder denominada generador.

Tiene la propiedad de detectar la señal eléctrica del corazón y, en caso de ser insuficiente, producir impulsos a una frecuencia programada para que estimular una contracción adecuada, informó la Secretaría de Salud en un comunicado.

El Bloqueo Aurículo-Ventricular Completo Congénito, explicó Curi, puede aparecer de forma aislada o familiar y está asociado habitualmente con enfermedades autoinmunes en la madre como lupus eritematoso sistémico, anticuerpos anti- Ro y anti-La.

El marcapasos de la paciente será reemplazado en un lapso de entre 5 y 10 años; y posteriormente, cuando la niña tenga edad suficiente, será cambiado por un sistema transverso endocárdico con el que permanecerá el resto de su vida.

Reforma