CIUDAD DE MÉXICO .-Frente a las propuestas de Estados Unidos, México y Canadá están complementando posturas de renegociación para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), indicaron fuentes a Grupo REFORMA.

Mexicanos y canadienses han encontrado coincidencias y están trabajando en un frente unido, dijo Steve Verheul, negociador en jefe de Canadá.

"Estamos progresando. México y Canadá tienen posturas en común y estamos avanzando, aunque aún hay camino por recorrer", señaló en una breve declaración.

El líder del equipo canadiense no hizo comentarios específicos sobre el trabajo común.

No obstante, una fuente cercana al proceso explicó a Grupo REFORMA cuáles son esos puntos donde se ha encontrado comunión. Uno de ellos son las reglas de origen, tanto para automóviles como para textiles, en donde la industria canadiense sería tan dañada como la mexicana si las propuestas estadounidenses pasaran.

Especialmente, a ellos les preocupa la intención de desaparecer los niveles de acceso preferencial en la industria textil-vestido (conocidos como TPL, por sus siglas en inglés), que permiten que aunque no se cumpla totalmente la regla de origen, sí se pueda acceder a ciertas ventajas arancelarias.

Para la industria automotriz, la propuesta estadounidense es elevar el contenido regional a 85 por ciento de los insumos y que de esto el 50 por ciento sea forzosamente de fabricación de Estados Unidos, pero esta regla sólo sería para autos hechos en México o Canadá y no en territorio estadounidense.

"Esas reglas no tienen ningún sentido y dañarían seriamente a la industria", explicó esta persona dentro de las negociaciones.

Otro tema común es la cláusula de terminación del acuerdo (Cláusula "Sunset"). Estados Unidos aboga porque el TLC expire cada cinco años, mientras México y Canadá buscan que sí haya una revisión periódica pero que no necesariamente lleve a la terminación del Tratado.

Además de las posiciones, los Gobiernos de México y Canadá están también de acuerdo en la estrategia: la intención es que primero se desahoguen todos los temas sencillos o donde no hay gran oposición, para ir desplazando los complicados y donde no hay consenso hacia las últimas rondas.

Con esto se intenta que si Estados Unidos quiere abandonar las mesas de negociación ya haya un avance suficiente para retenerlo y se respeten los compromisos adquiridos por las tres partes.

REFORMA