CDMX.- En el caso de las "Goteras VIP" podría haber más víctimas, pero el temor a ser exhibidos ha inhibido denuncias.

La Procuraduría General de Justicia capitalina integró cuatro indagatorias en contra del grupo delictivo, pero sólo un afectado acudió ayer a la audiencia de formulación de imputación.

Se trata de un hombre que fue enganchado a través de la aplicación Tinder y que fue drogado en su casa de la Colonia San Miguel Chapultepec, donde robaron una televisión, teléfonos celulares, un vehículo y hasta unas pantuflas.

Entrevistado por REFORMA, el denunciante admitió que al ratificar su testimonio le informaron que había otros agraviados que no querían seguir con el proceso porque temían ser juzgados socialmente.

"Sé que hay más víctimas de las que se ha anunciado, la gente de la Procuraduría me lo dijo, pero tienen el problema de que no quieren colaborar, algunos son personas con compromisos, familia y lo que puede pasar es que estas mujeres queden impunes.

"Yo no pienso llegar a ningún acuerdo, siento que pude haber muerto, en dos días no me podía recuperar; a raíz de que se hizo pública esta situación se me ha acercado gente que le pasó algo similar", dijo.

Cuando estaba con las "Goteras VIP", relató, nunca descuidó su bebida ni tampoco estaba ebrio.

En el Ministerio Público le comentaron que la sustancia que lo dejó inconsciente fue vertida con vino en el cuerpo de las sospechosas.

"La noche que estuvimos en el bar, yo pagué una cuenta de 10 mil pesos, eran muy codiciosas, pedían y pedían, decían que estaban acostumbradas a esos lujos", recordó.

Las tres mujeres y el hombre detenido están imputados por robo a casa habitación y de vehículo agravado, al tiempo que por narcomenudeo y cohecho obtuvieron una suspensión provisional del proceso.

Ayer, su audiencia se aplazó debido a que decidieron cambiar de abogados y éstos no conocían la carpeta de investigación.

Las imputadas se mostraron cabizbajas e inexpresivas. Algunos de sus familiares estuvieron presentes pero declinaron hacer comentarios.

De acuerdo con las investigaciones, dos de las tres "Goteras VIP" residían en Cuautla, Morelos, donde desempeñaron diversos trabajos. Una de ellas trabajaba como enfermera y otra fue mesera en restaurantes de esa entidad.

La tercera se mudó a la Ciudad y presuntamente fue la que abrió perfiles con identidades falsas en Facebook, Instagram y Tinder, donde contactó a la primera víctima.

Mientras se desahogue su proceso penal, las tres estarán internas en el Penal Femenil de Santa Martha Acatitla.

Reforma

Foto: Reforma