Guadalajara, México.- Una mujer que presuntamente intentó robar a una cliente en el tianguis de la Calle 66, en Medrano, fue desnudada por comerciantes que dijeron estar hartos de los atracos que hay en la zona.

El incidente no se denunció oficialmente -aunque sí en redes sociales-, por lo que la Policía de Municipio no realizó ninguna detención y se enteró del caso horas después.

Cerca de las 7:30 horas, de acuerdo con tiangueros, la supuesta ladrona rasgó la bolsa de una cliente con un arma blanca para intentar extraerle sus pertenencias.

La acción fue vista por una persona que estaba en el sitio, quien, con ayuda de otras, decidió quitarle la ropa para darle un escarmiento.

"Manejan que le metió un cuchillo, algo filoso, y rasgó la bolsa, el monedero, y meten la mano, ese es el 'modus operandi', pero en esta ocasión la agarraron en el momento. (Fue un cliente) la víctima", relató uno de los comerciantes, quien agregó que la señalada ya es conocida en el lugar porque no es la primera vez que roba.

"Los comerciantes ya están fastidiados, y pues, en esta ocasión actuaron de una manera para decir 'ya basta'. Estas personas (ladrones) se ríen de nosotros, las vemos, las conocemos.

"Los robos están fuertes y necesitamos que nos apoye la Policía pie tierra y eso", añadió el entrevistado.

El comerciante reconoció que en la madrugada de este viernes, cuando los locatarios comenzaron a instalarse, hubo rondines de patrulleros, situación que cambió con el término de su jornada laboral.

El tianguis, destacó, da empleos a alrededor de mil familias y es visitado por personas de otros municipios y Estados.

"La verdad es que hay mucha inseguridad porque realmente los que tienen la habilidad para robar tienen la habilidad para saber que las leyes están su favor y se burlan de nosotros", platicó otro trabajador.

Aunque no estuvieron de acuerdo en que la sospechosa fuera desnudada, los entrevistados coincidieron en que la situación escaló hasta ese punto por el hartazgo que existe en la zona, en la que, en otra ocasión le cortaron el cabello a otra presunta ladrona.

Reforma