TORREÓN, Coahuila.- Luego del fallecimiento de tres bebés el pasado fin de semana por un brote infeccioso, la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) del Hospital General de Torreón fue clausurada.

Siete recién nacidos fueron reubicados a otras áreas del centro médico.

El titular de la Jurisdicción Sanitaria No. 6, César del Bosque, aseguró ayer que los tres bebés presentaban un cuadro infeccioso al ingresar al hospital y que el área de cuidados intensivos no estaba contaminada cuando los recibieron.

"Ellos llegaron ya enfermos, ya traían una infección", aseguró Del Bosque. "Todos traían la bacteria Cándida Albicans y otras bacterias".

Las autoridades reportaron que los bebés fallecidos eran dos niños y una niña, ésta última con un peso de apenas 990 gramos.

Del Bosque mencionó que los tres bebés eran prematuros con bajo peso, que ninguno nació en el Hospital General e incluso la madre de uno de ellos es una menor de 13 años de edad.

"Uno tenía un peso inferior a un kilogramo, pesaba 990 gramos y el otro 1 kilogramo, ambos de 28 semanas, mientras que el otro era de un kilo 200 gramos, con 34 semanas", citó.

"Cuando fallece el primero se hizo un muestreo del área y se empieza a checar el área, se hace por protocolo y luego al siguiente día, al estar haciendo los muestreos del área, viene otro deceso y luego otro y con diferente bacteria, pero al final todos traen el hongo Cándida Albicans que se aloja muy fácil en pacientes que tienen infección e inmunodepresión".

El funcionario explicó que los otros siete bebés que estaban en la UCIN fueron reubicados a otras áreas del hospital mientras se lleva a cabo la desinfección de dicha zona.

El triple deceso se dio a conocer hasta ayer, cuando una de las madres lo declaró ante medios de la Comarca Lagunera.

REFORMA