México.-El embarazo adolescente no va a la baja en el País.

En 2016 se registraron 31 mil nacimientos más de mujeres de entre 9 y 19 años de edad, aseguró Ximena Andión, directora del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ISLB).

Esto representa un incremento del 10 por ciento en 2 años, sostuvo Andión, al pasar de 364 mil 597 embarazos de niñas y adolescentes en 2014, a 395 mil 597 en 2016.

Pese a que la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente (Enapea) arrancó en 2015, México se mantiene como el primer país con la tasa más alta de fecundidad adolescente entre los miembros de la Ocde, agregó.

"Esto contradice lo que el propio Presidente Enrique Peña Nieto dijo en su último Informe de Gobierno, donde señaló que la (Enapea) había tenido un impacto en frenar el alza de los embarazos en adolescentes. Esto no es así, los embarazos han seguido creciendo", afirmó.

Al presentar el estudio "Situación del embarazo y maternidad adolescente en México", Andión explicó que los estados con más casos de este tipo son Chihuahua, Coahuila, Durango, Guerrero y Chiapas.

Señaló que el 17 por ciento de las adolescentes con embarazos en 2016 pertenencía a un pueblo indígena.

La directora del ILSB alertó porque continúan los embarazos en menores de 9 a 14 años, grupo de edad en el que en 2016 se registraron 11 mil 219 nacimientos.

"Las hipótesis son violencia sexual contra las niñas, uniones y matrimonios tempranos y otras situaciones de vulnerabilidad que están haciendo que las niñas en México se sigan embarazando, y con eso, frenando su proyecto de vida", indicó.

Andión urgió a reforzar la Enapea, para lograr contener los embarazos adolescentes, aumentando su presupuesto en 5 por ciento.

Recordó que en 2015 el presupuesto de esta iniciativa fue de 23 millones de pesos destinados a acciones coordinadas entre el Consejo Nacional de Población (Conapo), el Inmujeres y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

Para 2016, el presupuesto sufrió un recorte de 45 por ciento para quedar en 12 millones de pesos y, este año, la cifra se mantuvo.

De acuerdo con el informe, otros problemas para frenar el embarazo adolescente son la falta de métodos anticonceptivos y de capacitación de los profesionales de la salud.

Estados como Veracruz y Puebla no disponían de estos insumos en 2015 y 2016.

Además, para recibir una consulta en salud sexual, las adolescentes pueden esperar en las clínicas hasta 120 minutos para ser atendidas.

Andión mencionó que el 63.3 por ciento de las adolescentes con embarazos fue atendido por médicos generales y no por obstetras.

El reporte que realizó el ILSB se llevó a cabo con base en los datos de 455 solicitudes de información, del Subsistema de Información Sobre Nacimientos de la Secretaría de Salud, y con visitas a 20 clínicas de 10 estados, una urbana y una rural por cada entidad.

Reforma