Berlín.- Las autoridades alemanas activaron ayer la alerta antiterrorista en Múnich, tras un tiroteo en un centro comercial de la capital que dejó al menos diez muertos, y 16 heridos de diversa consideración, entre ellos algunos niños; tres de los heridos fueron reportados en estado grave.

El ministro alemán de la Cancillería, Peter Altmaier, hizo hincapié en que se investiga en todas direcciones, sin descartar ni un ataque ultraderechista ni un atentado yihadista, pese a no existir hasta ahora indicios en esa dirección.

Un portavoz policial explicó por su parte que el tiroteo es abordado por la policía como un atentado terrorista porque los testigos informaron de que el ataque, registrado en torno a las 17:50 horas, fue perpetrado por tres personas con armas largas. La activación de la alerta antiterrorista implica, además, la capacidad de poder disponer de los efectivos de todos los cuerpos policiales, incluido el cuerpo de elite GSG-9, creado en 1972 tras el baño de sangre en que derivó la toma de rehenes de los Juegos Olímpicos de Múnich.

El cuerpo del autor fue hallado en una calle aledaña del centro comercial donde se produjo el tiroteo, con signos claros de suicidio, informó la policía.



Agencia EFE