Ciudad de México.- Las importaciones de frijol durante el primer semestre del año crecieron 173 por ciento respecto al mismo periodo de 2015.

Las compras de frijol ascendieron a 102 mil 500 toneladas en los primeros seis meses de 2016, mientras que en el lapso anterior registraron 37 mil 500 toneladas, según el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

Una de las razones del aumento fue la caída en la producción del frijol, dijo Roberto Delgado, director de Asesoría Técnica y de Mercado (ATM), consultora en temas agrícolas.

En el País se obtuvieron 956 mil 734 toneladas en 2015, es decir, 17 por ciento menos, según datos de ATM.

Pese a la diferencia entre los porcentajes, las importaciones fueron consecuencia de la reducción en la producción porque ambas tienen magnitudes distintas en sus volúmenes, resaltó Delgado.

La caída respondió a la disminución de las lluvias en los estados de Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, explicó.

La reducción en el recurso hídrico fue fundamental porque ocurrió en la etapa más importante del desarrollo del cultivo del ciclo primavera/verano --en el que se obtiene 80 por ciento de la producción nacional--, la cual es a finales de agosto y principios de septiembre, momento en el que dejó de llover durante tres semanas, detalló.

Debido a que alrededor de 80 por ciento de la producción es de temporal, esto es, que depende de las lluvias, el mismo agricultor no apuesta por mejorar sus insumos, ya que teme a que la inversión se pueda perder.

"De hecho no hay siquiera un paquete tecnológico de alto rendimiento porque aunque lo recomiende el INIFAP (Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias), los productores dicen es mucho arriesgarle con costos de producción al meter fertilizantes, un control de plaga más completo o comprar semilla certificada.

"(Ésta) me vale 35 pesos el kilo, mientras que el grano comercial me vale a 15 pesos el kilo", abundó.

De los 767 kilos por hectárea que se obtuvieron en 2014, al siguiente año el rendimiento disminuyó a 639 kilos, puntualizó el especialista.

Asimismo, una de las variedades de frijol, el pinto --que es resistente a las sequías y muy demandado en el mercado porque se cuece en un tiempo menor que otras variedades--, tuvo precios más bajos en el mercado internacional que el nacional, lo cual alentó la importación.

Entre enero y marzo, en México el precio promedio del kilo de este frijol, puesto en el centro de consumo como una empacadora o centrales de abasto, fue de 15.50 pesos, mientras que el producto traído de Estados Unidos se comercializaba en 14.50 pesos, destacó.

Reforma