Ciudad de México.- Víctimas de secuestro lamentaron que el nuevo sistema de justicia penal ha traído beneficios, pero para los plagiarios.

Durante el foro internacional "Equidad para las víctimas en el nuevo proceso", Teresa Rentería, a quien le secuestraron a su marido en 2015 en Michoacán, reprochó que en el nuevo sistema inquisitorio no existen fortalezas para leas víctimas desde que no se le permiten a éstas su derecho a no ver a su victimario.

"Mi esposo tuvo que señalar al imputado, al delincuente, pertenecía a una familia que nosotros conocíamos, la autoridad no volteó hacia la víctima y el imputado tenía todos los derechos.

"Se pidió no estar ante el delincuente, mi esposo estaba a menos de medio metro, los derechos no aplicaron a mi esposo a quien se le negó no ver a su secuestrador. Toda la familia está involucrada, y ahora ellos están afuera y nosotros encerrados en nuestro domicilio, los abogados del delincuente no presentaron ninguna evidencia de que era inocente. Aunque se revocó la sentencia, estamos bajo un amparo que no nos da certeza para ver si encierran a los delincuentes. En algún momento pensé en justicia por mano propia", dijo Teresa ante magistrados, jueces, abogados y policías.

Rogelio Rojo, esposo de Teresa, fue secuestrado en 2015. En su testimonio, indicó con lágrimas que sufrió de amenazas y tortura psicológica durante su cautiverio.

"La vida nos cambia en todos los sentidos, no sabemos si el nuevo sistema tiene los beneficios que dice porque no lo hemos percibido. Vemos la insuficiencia del enjuiciamiento que absuelve al delincuente. En mi caso se apeló y se ganó, pero ahora dónde está el delincuente si ya lo dejaron ir", acusó.

Ricardo Martínez Chávez, ex titular de la unidad antisecuestro de la PGR, indicó en su intervención que el primer problema al que se enfrentan las víctimas son a las fallas de las autoridades, como investigadores, peritos o ministerios públicos

"Por qué la víctima tiene que ir y declarar. Por qué el imputado sí puede contestar por escrito. Por qué la víctima se le da plazo para acusar y al imputado hasta la fase media o final para contestar

"Eso por un lado, por el otro, vemos que las fallas en la cadena de custodia no tiene otro afectado que la víctima y un beneficio para el imputado", aseveró Martínez.

José Nieves Luna Castro, magistrado, reconoció que los operadores del nuevo sistema, a un mes de su implementación en todo el país, están en proceso de transformación.

"Coincidimos aunque están pendientes muchas cosas por corregir, pero qué pasa con la aplicación del sistema que es diferente. Los operadores estamos en un proceso de transformación

"Se necesita que quienes apliquen el sistema interpreten y tengan criterio racional, en donde se respeten los derechos. Se obliga a revisar los procedimientos abreviados en donde se beneficia al imputado. Uno de los problemas es que se pretende juzgar desde la ley y no es así, los que juzgan son los jueces que deben apegarse a lo racional, la ley no falla sino el juez que no interpreta la ley para un proceso justo y equitativo", planteó el magistrado.

Víctor Hugo Rodríguez, defensor público federal en la SEIDO, llamó a jueces y fiscales a dejar a un lado las falsedades en los procesos.

"Tenemos que dejar de ser abogados de machote para ser abogados estratégicos, el sistema nos lo pide, es adversarial, ya no más acusaciones falsas del MP, tenemos que re diseñar la forma de ver las cosas, que el MP o fiscal debe ser objetivo, si no no va a cambiar esto.

"No con falacias se va a ganar un juicio, lo que viene es la verdad jurídica, sujetarse a los medios de prueba, si no somos objetivos quien defiende y quien acusa no habrá juzgador objetivo. Necesitamos Licenciaturas en la Policía, en criminalística, en derechos humanos, que sepan tratar a los inculpados y víctimas", manifestó el abogado, especializado en la Defensoría de acusados en secuestro.

Reforma