Ciudad de México .- Por el caso del presunto desvío de 79 millones de pesos al PRI, la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE) estima solicitar hoy la aprehensión de César Duarte, en caso de que no asista a la audiencia a la que está citado por el mismo asunto.

Eduardo Javier Sáenz Torres, juez de control del referido Centro de Justicia Penal Federal de Chihuahua, presidirá hoy la audiencia que se tiene programada para las 15:00 horas y en la que originalmente fueron citados 7 indiciados, además del ex Gobernador.

De acuerdo con fuentes allegadas al caso, la FEPADE ya trató el tema de la solicitud de aprehensión con el citado Centro de Justicia, debido a que no ha sido posible notificar formalmente a Duarte de la audiencia donde se le dará a conocer dicha imputación.

No obstante, las autoridades judiciales indicaron a la Fiscalía que por un tema de procedimiento debían esperar a que se llevara a cabo la audiencia y verificar que el acusado no asistiera. Sólo así podría pedirse formalmente su aprehensión.

Según los datos recabados, la FEPADE también solicitará en breve al Congreso de la Unión el desafuero de Diana Karina Velázquez Ramírez, ex presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI y coordinadora de la bancada tricolor en el Congreso de Chihuahua, acusada en el mismo asunto.

El pasado 26 de mayo, Cristina Lozoya Gámez, juez federal de control en Chihuahua, citó a Duarte, Velázquez y otros 5 presuntos implicados a la audiencia de imputación que tendrá verificativo este viernes.

Los demás implicados son Jaime Ramón Herrera Corral, ex Secretario de Hacienda; su director de Administración, Gerardo Villegas Madriles; el ex director de Egresos, Jesús Olivas Arzate; y el ex jefe director de Programación y Control de Pagos y Seguimiento Financiero, Ángel Mézquitic Aguirre.

También Adrián Dozal Dozal, ex director de Recursos Humanos de la Fiscalía del Estado, y Pedro Mauli Romero Chávez, ex secretario de Finanzas y Administración del PRI estatal.

Conforme a datos de la investigación, mensualmente la Secretaría de Hacienda descontaba entre el 5 y 10 por ciento de su salario a los empleados de las secretarías estatales y generaba un cheque de 1.2 a 1.7 millones de pesos, cada 30 días.

El cheque salía a nombre de Hacienda y se depositaba a nombre de una cuenta del Servicio Panamericano, que les regresaba el dinero en efectivo y luego se entregaba Pedro Mauli Romero, ex tesorero estatal del PRI.

Este último también firmaba un recibo con la leyenda "recibí aportaciones por parte del ejecutivo estatal al PRI". La FEPADE presentó estos documentos en original con sus respectivos análisis forenses, para sostener su imputación.

Reforma