Ciudad de México .- Tras el asesinato en Tamaulipas de Miriam Rodríguez Martínez, representante del Colectivo de Familiares de Desaparecidos en San Fernando, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reprochó el abandono de autoridades a los defensores.

"Este organismo nacional subraya, una vez más, el incumplimiento de las autoridades de los tres niveles de Gobierno en cuanto a su obligación de proveer seguridad pública para prevenir las posibles violaciones a los derechos fundamentales de quienes se desempeñan como defensoras y defensores que están en situación de riesgo", lamentó el organismo.

En un comunicado, expresó su indignación por el crimen cometido ayer, 10 de mayo, justamente el día en el que se celebran a las madres.

"Se trata de la muerte de una defensora que decidió y tuvo el valor de romper el silencio ante la desaparición y muerte de su hija, que dedicó sus esfuerzos a localizar sus restos y que tuvo la valentía de identificar a los responsables", resaltó.

Por ello, solicitó a las autoridades de Tamaulipas realizar una investigación profesional, pronta y exhaustiva del caso, para llevar ante la justicia a los responsables.

"Las autoridades de todos los niveles deben atender el sensible problema que representan las agresiones a los defensores de derechos humanos", planteó.

El organismo solicitó medidas cautelares en favor de la familia y de integrantes del colectivo que representaba Rodríguez Martínez.

En tanto, Erika Guevara, directora para las Américas de Amnistía Internacional, advirtió que México se ha convertido en un lugar muy peligroso para quienes han decidido dedicar su vida a la búsqueda de las personas desaparecidas.

"El violento asesinato de Miriam Rodríguez debe investigarse de manera independiente, imparcial y exhaustiva, deben tomarse medidas serias para defender a las personas que buscan a sus seres queridos", planteó, según un comunicado de la organización internacional.

"La pesadilla a la que son sometidos al no saber la suerte o paradero de sus familiares y los peligros que enfrentan en su labor, la que realizan dada la negligente respuesta de las autoridades, son alarmantes".

Reforma