Ciudad de México.- Al menos 21 mil 31 mexicanos fueron desplazados forzosamente de sus hogares debido a la violencia durante 2016, de acuerdo con un informe de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

El año pasado, la violencia causó 20 eventos de desplazamiento forzado cuyas principales víctimas fueron menores de edad, madres de familia, indígenas, adultos mayores, campesinos, propietarios de pequeños negocios, empresarios y activistas.

"En el contexto de inseguridad y violencia en México, en un clima de corrupción e impunidad, se han generado enfrentamientos prolongados entre las Fuerzas Armadas y de seguridad contra grupos del crimen organizado", describió el informe.

"Las desapariciones, secuestros, reclutamientos forzados, asaltos, robos de bienes materiales, extorsiones, amenazas, desalojos arbitrarios, han sentado las bases para una nueva ola de desplazamiento interno forzado en el país".

Las violaciones de derechos humanos que provocan el desplazamiento forzados fueron ejercidas por autoridades municipales, estatales y federales, señaló.

Michoacán encabezó las cifras de desplazamiento, con 10 mil habitantes movilizados por la violencia que, según el informe, llegaron a Tijuana en los meses siguientes.

Hasta el 96 por ciento de la población de Huixiopa en Badiraguato, Sinaloa, fue desplazada tres veces en un solo año.

Destacó también el cambio de residencia forzoso de 850 habitantes de Nochixtlán, Oaxaca, a consecuencia del operativo llevado a cabo en junio por policías estatales y federales.

Otras 2 mil 138 personas fueron desplazadas por conflictos religiosos, territoriales o políticos en Chiapas, Hidalgo, Zacatecas, Jalisco y Oaxaca.

Dado que no existen programas oficiales para atender a la población desplazada, la organización no pudo contabilizar cuántos regresaron a sus hogares.

Reforma