Ciudad de México.- Compañías mexicanas que están en Reino Unido enfrentan el periodo de incertidumbre ocasionado por el referendo a favor del Brexit, con serenidad y sin considerar que se afectará sus planes a mediano plazo.

La empresa LOVIS, especializada en software empresarial orientados a la planeación, de capital mexicano, considera que a diferencia de los mercados financieros, para la firma hay tiempo para analizar la situación.

"Nuestro diseño comercial nos permite operar desde varios territorios, así lo planeamos por cuestión de facilidad comercial y ahora también lo haremos por cuestiones jurídicas, no es que lo hayamos previsto pero en su momento incluso decidimos que la facturación se hace en libras para los británicos y en euros para la UE", dijo Rafael Funes, presidente ejecutivo de la compañía.

Hace tres años esta empresa decidió expandirse al exterior y tenían varios candidatos, entre ellos Estados Unidos, Países Bajos e Irlanda, pero decidieron quedarse en Reino Unido debido a que consideraron que era la mejor opción en términos de estabilidad financiera.

Con la posible salida de la Unión Europea, la preocupación no radica en términos de mercado, sino las regulaciones a partir de las cuales trabajan dado que estas leyes se elaboraron en estrecha colaboración con el bloque.

"En nuestro negocio afectan cuestiones de protección de datos y propiedad intelectual. En protección de datos habrá que ver si la ley que quede vigente seguirá siendo compatible con lo acordado en la UE aunque la lógica diría que la ley está bien diseñada y no habrá mayores cambios.

"En propiedad intelectual, siendo una empresa registrada como británica, estamos considerados vigentes como británicos y como europeos por lo cual nuestra propiedad intelectual seguirá registrada adecuadamente aun cuando venga el rompimiento", puntualizó

Funes.

Grupo Financiero Monex es una financiera mexicana que tiene divisiones de banco, casa de bolsa y operadora de fondos.

Su expansión internacional comenzó en 2010 hacia Estados Unidos y en 2012 compraron una empresa inglesa, con lo cual empezaron a atender el mercado de la Unión Europea.

Monex Europe fue tan exitoso que de ahí saltaron a abrir una oficina en España y en enero de este año inauguraron la de Países Bajos, y allá se dedican a métodos de pago y cambio de divisas.

"No nos preocupa porque tenemos oficinas en Londres, Madrid o Amsterdam y en cualquiera de esta oficina podemos operar, si en algún caso extremo se creara una regla en la cual no podemos ofrecer servicios financieros desde Reino Unidos al resto de Europa se puede hacer desde las otras", explicó Mauricio Naranjo, director general de Monex.

Aunque descarta riesgos por operación, Naranjo menciona que Londres es un centro financiero muy relevante, por lo cual las reglas de transacciones que se crearán a partir de la notificación de salida difícilmente obstruirán la operación del principal centro cambiario del mundo.

"En nuestro nicho ofrecemos un servicio que crece 25 por ciento al año, el crecimiento de Europa no es el mejor pero tenemos muy buena recepción a lo que ofrecemos", puntualizó.

Reforma