Ciudad de México.- El Gobierno de Estados Unidos reactivó el trámite para extraditar a ese país a Tomás Yarrington, ex Gobernador de Tamaulipas.

El pasado 21 de noviembre, el Departamento de Justicia solicitó a una corte federal de Brownsville emitir de nueva cuenta la orden de aprehensión contra Yarrington y su coacusado, Fernando Cano Martínez, y expedir cuatro copias certificadas del documento, "requeridas por el Gobierno de México para tramitar la extradición" de ambos.

Al día siguiente, Hilda Tagle, jueza de la Corte para el Distrito Sur de Texas, autorizó la petición de la Fiscalía, por lo que se libró de nuevo la orden contra Yarrington y Cano en la causa penal B-12-431-S1, y se entregaron las copias certificadas solicitadas.

El mismo 22 de noviembre, en una edición vespertina del Diario Oficial de la Federación, la Procuraduría General de la República (PGR) ofreció una recompensa de 15 millones de pesos por informes que lleven a la captura de Yarrington, prófugo de la justicia en México desde agosto de 2012 por cargos de lavado de dinero.

La Fiscalía ya había tramitado documentos ante la Corte de Brownsville relativos a la extradición de Yarrington en marzo de 2014, pero el caso pareció no avanzar ante las autoridades mexicanas.

Desde mayo de 2013, Yarrington y Cano enfrentan en la corte texana once cargos relacionados con una organización criminal dedicada a narcotráfico, lavado de dinero y fraude bancario y que operó desde Tamaulipas durante el sexenio del mandatario priista, de 1999 a 2004.

Según la acusación, Yarrington recibió sobornos para proteger al Cartel del Golfo y los Zetas. Cano Martínez, en tanto, creó múltiples empresas fantasma en Texas para lavar el dinero.

Reforma