Chihuahua.- Con una deuda de 46 mil millones de pesos, el Gobierno de Chihuahua está en quiebra informó ayer Javier Corral tras rendir protesta como mandatario de la entidad.

Incluso advirtió que no hay recursos para pagar a proveedores ni a los servidores públicos estatales.

"Este déficit proviene de varios gobiernos, pero en la pasada Administración el endeudamiento se disparó irresponsablemente", señaló.

Ante la bancarrota, explicó, buscarán renegociar la deuda, bajar tasas de interés y lograr mayores plazos.

"Esto nos obliga a revisar el gasto, la nómina, para mejorar las finanzas públicas. Esto va a ocasionar un fuerte ajuste del gasto público, pero honraremos los compromisos de pensiones de los trabajadores. Los proveedores serán liquidados de acuerdo a la capacidad de pago del gobierno", adelantó

El panista ofreció que su Administración limpiará las finanzas estatales, y reiteró que no hay ni habrá impunidad de funcionarios deshonestos.

"Pido a los trabajadores de base que seguirán en sus puestos de trabajo que cooperen con los auditores, hablando con la verdad o informando de las irregularidades", solicitó.

En su discurso, el panista advirtió que no tolerará la corrupción en su mandato.

"A todo aquel que sea descubierto en mi gobierno en actos de corrupción, saqueo, robo hormiga, será conducido a la justicia; así sea mi colaborador más cercano, mi asesor o mi compañero en el partido", prometió

Para combatir la impunidad, anunció, presentará al Congreso local una iniciativa para eliminar el fuero del que goza el Gobernador y diversos servidores públicos en la entidad.

"Auditaremos e investigaremos con el mayor rigor y premura los hechos de corrupción de los últimos años, el destino, ejercicio y aplicación de los recursos provenientes de la colocación de certificados bursátiles y de la contratación de deuda pública directa y contingente, realizadas por el gobierno estatal a partir de octubre de 2010", subrayó.

Incluso afirmó que durante su campaña recibió denuncias de corruptelas, así como irregularidades detectadas por la comisión de transición durante la entrega-recepción y por el despacho de auditores.

"No hay peor crimen que mirar la pobreza y la miseria de frente, a los ojos, y luego embolsarse lo que debe servir para combatirla", fustigó.

Corral reiteró que llevará ante la justicia al mandatario saliente, el priista César Duarte y a sus cómplices.

"La verdadera reconciliación pasa necesariamente por la verdad y la justicia. Si es un crimen robarle el dinero al pueblo, es aún peor no hacer nada. Por eso aquí en Chihuahua, ni impunidad y menos amnistía", enfatizó en el Centro de Convenciones y Exposiciones.

En representación del Presidente Enrique Peña Nieto, asistió a la toma de protesta el titular de Energía, Pedro Joaquín Coldwell.

El mandatario de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, y el Gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, estuvieron en el evento.

También acudieron panistas como el dirigente del blanquiazul, Ricardo Anaya, Margarita Zavala, Josefina Vázquez Mota y Diego Fernández de Cevallos, entre otros.

El Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, y Cuauhtémoc Cárdenas, estuvieron entre los invitados.

REFORMA/Foto: REFORMA