Ciudad de México .- Autoridades ambientales decomisaron 21 ejemplares de vida silvestre y clausuró parcialmente la Granja del Parque del Pueblo Cuitláhuac, que opera sin permisos desde 2012 en la Delegación Iztapalapa de esta Capital.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) informó en un comunicado, que ese parque, al cual también se le impuso una multa de 50 mil 512 pesos, fue inaugurado el 12 de agosto de 2012 por las autoridades de la demarcación, sin contar con el registro ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Tampoco cuenta, agregó la Profepa, con un plan de manejo para los animales, de los que, además, no acreditó su legal procedencia.

La autoridad aseguró 2 dromedarios, 2 cebras, 11 ciervos rojos y 6 llamas, todos considerados como especies silvestres exóticas, por no distribuirse de manera natural en México.

"A la Granja del Parque del Pueblo Cuitláhuac se le notificó que no contaba con el registro de la Semarnat y plan de manejo de las especies debidamente autorizadas, por lo cual operaba ilegalmente desde el año 2012", expuso.

"A esta situación se sumó la no acreditación de la legal procedencia de los animales silvestres, por lo que Profepa procedió a su clausura parcial a fin de permitir el cuidado y manutención de las otras especies domésticas albergadas en dicha granja; y temporal en caso de que en el futuro la Granja logre obtener su registro de la Semarnat".

De acuerdo con la Profepa, desde 2013 realizó una inspección en el lugar motivada por denuncias ciudadanas que referían maltrato, falta de alimento, nula atención médica y malas condiciones en ese parque.

En aquella ocasión, se advirtió a la Delegación Iztapalapa de las irregularidades encontradas, pero éstas no fueron subsanadas.

La Profepa resaltó que sin distinción alguna, toda persona física o moral que mantenga animales silvestres en cautiverio está obligada a contar con un registro, un plan de manejo, acreditar la legal procedencia de los ejemplares y, sobre todo, garantizarles un trato digno y respetuoso.

El manejo y traslado de los 21 ejemplares decomisados estuvo a cargo de 15 inspectores de la Profepa, de los cuales cinco cuentan con formación y experiencia en medicina veterinaria a fin de garantizar la atención necesaria a cada ejemplar y, sobre todo, su trato digno y respetuoso.

Los animales fueron canalizados a un zoológico ubicado en el Estado de Querétaro, donde se les brindará el cuidado y la manutención que necesitan.

Reforma