Ciudad de México.- Entre septiembre de 2015 y julio de 2016, el Gobierno federal aseguró 236.9 millones de pesos y 4.2 millones de dólares por investigaciones sobre lavado de dinero, una cifra que resulta ínfima para el tamaño del problema en México.

Las cifras de aseguramiento están consignadas en el Cuarto Informe de Gobierno, recién presentado, y para Jorge Lara, ex subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la PGR en el sexenio de Felipe Calderón, resultan muy bajas respecto a los niveles de inseguridad que sufre el País.

El dinero asegurado es aquel que se congela mientras es objeto de investigación, pero si no hay condena se devuelve con todo e intereses a su dueño.

Aunque no hay cifras oficiales, se estima que en México se lavan al año entre 10 mil millones y 40 mil millones de dólares. Es decir, lo asegurado no llega ni al uno por ciento del cálculo más conservador, agregó Lara.

El bajo monto, dijo, refleja la falta de coordinación entre la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y la PGR, ya que el mayor volumen de lavado está en las cuentas bancarias.

"La comunidad antilavado sabe que son muy importantes las casas y los coches, pero la pechuga está en las cuentas bancarias. El secreto bancario ya no es obstáculo para las autoridades. Con las leyes que hoy ya tenemos, la ley antilavado y la Ley de Instituciones de Crédito, el secreto bancario ya no es un pretexto para que no compartan la información (entre la UIF y la PGR).

"La información la tiene la UIF, pero no la usa. La PGR no puede actuar si la UIF o la SHCP no le entregan querellas", comentó.

REFORMA/Foto: DEPOSITPHOTOS