México.- Los obispos de Chiapas criticaron hoy al Congreso del país por no buscar consenso con los maestros disidentes ni apostar por cambios legislativos que terminen con el conflicto desatado a raíz de la reforma educativa de 2013.

"Es hora de aportar propuestas para que se den los cambios legislativos que sean necesarios", explicó un comunicado firmado por los obispos de Chiapas, una de las regiones más afectadas por las protestas y bloqueos carreteros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Los obispos valoraron positivamente que para buscar soluciones al conflicto magisterial la Secretaría de Gobernación (Segob) y la CNTE han programado foros y, de hecho, el próximo martes celebrarán uno en conjunto.

"Es lamentable, sin embargo, que el Congreso Federal no tome parte más activa en la construcción de consensos legislativos que ayuden a mejor la calidad educativa", consideró el escrito.

Por ello, instó a senadores y diputados federales a que, si no pueden derogar la ley, por lo menos, estudien modificrala.

"El Gobierno Federal tiene su incumbencia política en estos asuntos, pero la solución compete a los legisladores", apuntó.

No obstante, los obispos chiapanecos también criticaron el Ejecutivo Federal, pues recordaron que no han recibido respuesta a una misiva que entregaron a la Segob, así como a senadores y diputados, en la que urgían a dialogar.

"Nadie de estos se ha dignado acusar siquiera constancia de haber recibido nuestra palabra. ¿Siguen en receso?", cuestionó.

Para la Iglesia, esta "es la hora de hacer aportes" mediante foros y de acabar con protestas y bloqueos, pues aunque dan fe de la fuerza del movimiento de maestros disidente, afecta "al pueblo general".

"Si la reforma en cuanto tal no se puede abrogar, sí se puede mejorar, pues ninguna ley humana es perfecta; siempre se puede perfeccionar cuando hay razones justas para ello", recordó, y a continuación pidió "cambios legislativos" y la defensa de la educación de los niños, que deben volver a las escuelas el próximo 22 de agosto.

Desde mediados de mayo los maestros de la CNTE, con más de 200.000 afiliados en México, están en huelga para pedir la derogación de la reforma educativa impulsada por el actual presidente, Enrique Peña Nieto, por considerar que es punitiva contra los maestros y no contempla particularidades regionales.

Desde entonces se han producido numerosas protestas, altercados y bloqueos carreteros que han puesto en jaque varios estados del país como Chiapas y Oaxaca, en el sur, o Michoacán, en el occidente. EFE