Hermosillos, Sonora.- En los últimos siete meses, la Contraloría de Sonora ha turnado a la PGR al menos 50 expedientes contra ex funcionarios del sexenio de Guillermo Padrés Elías.

Miguel Ángel Murillo, contralor estatal, precisó que son casos que han derivado de los mil expedientes administrativos integrados desde septiembre de 2015 y en los que se encontraron elementos para ser procesados en lo penal.

"Yo sanciono administrativamente y turno a la Fiscalía para que desde el punto de vista penal se procesen, a la PGR nada más van 50 expedientes", dijo.

Declinó precisar si entre los expedientes que turnó se incluyen denuncias contra el ex Gobernador, pero indicó que van de todas las dependencias estatales.

"Todas las dependencias están involucradas, y cuando digo todas, es que en todas hay irregularidades.

"No hay institución que se escape de irregularidades serias que deben de ser turnadas a la autoridad competente para que se recupere el patrimonio de los sonorenses", expuso Murillo.

A casi un año de iniciada la actual administración, añadió, también ha concluido al menos 50 expedientes que derivaron en sanciones, que van desde amonestaciones y suspensiones temporales a la inhabilitación y multas millonarias.

Entre ellos se encuentran los 23 casos dados a conocer en los primeros meses del año, que incluyen a funcionarios sancionados, uno solo, en tres ocasiones; y uno más, con multas de 3 mil millones de pesos.

Murillo no especificó sanciones o nombres porque, dijo, para los sonorenses podría resultar insuficiente, pues lo que reclaman es el encarcelamiento de los principales funcionarios, y eso corresponde a otras instancias.

"Puedo decir que tenemos cerca de 50 inhabilitaciones, amonestaciones, la suspensión temporal, o suspensión definitiva, cuestiones así.

"(Aunque) para lo fundamental que la sociedad sonorense quiere, porque quiere ver en la cárcel a los que se llevaron o atentaron contra su patrimonio, pues significan poco", admitió Murillo.

En abril y mayo de 2015, Grupo Reforma publicó que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) investigaba al menos a 55 empresas de Sonora que habían sido beneficiadas con auditorías falsas, para reducirles o perdonarles el pago de impuestos.

En total, habrían dejado de pagar 821 millones 68 mil 685 pesos, según relatos de auditores que admitieron haber violado los procedimientos del SAT por orden de Roberto Francisco Ávila Quiroga, ex coordinador Ejecutivo de Auditoría Fiscal de la Secretaría de Hacienda de Sonora.

Ese funcionario, uno de los principales de la administración de Padrés, fue arrestado ayer por la PGR en Hermosillo, acusado de operar el perdón de impuestos a al menos 574 contribuyentes, con un desfalco al erario de alrededor de mil 705 millones de pesos.

Reforma