Ciudad de México.- La negativa del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) a transparentar los convenios que ha suscrito con Pemex y los recursos públicos que recibe su líder Carlos Romero Deschamps es inaceptable en el marco de la Ley General de Transparencia, consideró Alejandro González.

"Es atroz, así de sencillo, es ir contra la ley, contra la norma y contra el espíritu democrático de la misma. Es la última línea de resistencia del Estado corporativo", afirmó González, quien es el representante mexicano de la sociedad civil en el Comité Directivo de la Open Government Partnership (OGP).

REFORMA publicó este martes que, no obstante que desde mayo el sindicato petrolero está obligado a transparentar los recursos que recibe, éste se ha negado a entregar la información relacionada con los bonos, viáticos y premios otorgados a su líder, así como los convenios suscritos con la paraestatal.

González mencionó que parte del espíritu que guió la confección de la Ley General de Transparencia fue el poder dar luz sobre esta transferencia de recursos públicos a entes como los sindicatos, para que se pueda rendir cuentas sobre ello.

"Yo lo que haría de nueva cuenta es llamar al INAI, que dentro de sus facultades está la imposición de medidas de apremio, para que a la brevedad imponga estas medidas al sindicato y a su líder", aseveró.

En tanto, el presidente de la Comisión de Transparencia y Anticorrupción de la Cámara de Diputados, Rogerio Castro, dijo que Romero Deschamps no sólo debe transparentar los recursos que recibe de Pemex sino además explicar el origen de su enorme riqueza.

"Está obligado a rendir cuentas, la ley lo obliga a transparentar todos los recursos que le son entregados, pero no solo eso, también tiene que explicar de dónde proviene todo el dinero que tiene", expuso el legislador del Movimiento de Regeneración Nacional.

Agencia Reforma