Ottawa, Canadá .- Habían pasado 40 minutos y decenas de jóvenes universitarios se mostraban cautelosos en sus preguntas.

En medio del círculo conformado por estudiantes de diversas nacionalidades, entre ellos mexicanos, que estudian en Canadá, el Presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo canadiense Justin Trudeau, ambos con vestimenta formal, pero con la camisa blanca remangada, resolvían dudas netamente académicas.

Entonces llegó la antepenúltima pregunta de un estudiante canadiense con origen latino.

"Tuve el placer de estar en México de enero hasta mayo en un intercambio, es un país hermoso, pero yo creo que los temores que tenemos los extranjeros es el tema de la seguridad, especialmente para los estudiantes de intercambio que quieren ir a México ¿Qué podría decir para aliviar esos temores?".

Peña Nieto reconoció que el país tiene mala imagen en el extranjero por sus problemas de violencia e inseguridad, sin embargo, argumentó, ninguna nación está exenta de esto.

"El problema es que las malas noticias son, a veces, lo que ha dado esta imagen de nuestro país y no es dejar de reconocer que sí hay problemas, que sí los hay en algunas partes, y que está muy acentuado en algunas otras", dijo.

"Pero también (hay que) reconocer que en varias de partes de la geografía nacional hay condiciones de seguridad, incluso de mayor seguridad a la que tienen grandes ciudades u otras partes del mundo, que no están en este estigma y en este señalamiento".

Su Gobierno, añadió, está redoblando esfuerzos para dar mejores resultados y que sean apreciados por los mexicanos y los extranjeros que visitan el país.

El mayor número de preguntas fue para Peña Nieto, por lo que, sonriente, el mandatario escuchó con atención.

Un estudiante de Tecamac, en el Estado de México, le preguntó por qué no crear un verdadero plan para mejorar la calidad de inglés en las escuelas, a lo que respondió que también está contemplado, y bromeó diciendo que él se "defiende" al hablar el idioma.

En su segundo día en Canadá, Peña también convivió con trabajadores agrícolas en la residencia oficial Rideau Hall y asistió a una cena ofrecida por Gobernador general, David Johnston.

Reforma