Ciudad de México.- Agobiadas por asuntos de poca importancia, las dos salas de la Suprema Corte de Justicia cerraron 2016 con casi 50 por ciento más casos pendientes que los de hace apenas dos años.

La Primera Sala, especializada en asuntos civiles y penales, iniciará 2017 con mil 661 expedientes, mientras que la Segunda Sala, de materias laboral y administrativa, tiene mil 189, un total de 2 mil 850, informaron hoy los Presidentes Norma Piña y Alberto Pérez Dayán.

Las salas sesionan una vez por semana, pero desde hace años, resuelven la abrumadora mayoría de los asuntos que ingresan a la Corte, pues el pleno de 11 ministros avanza a ritmo lento, en sesiones públicas televisadas dos veces por semana.

A la Corte siguen ingresando miles de amparos directos en revisión claramente improcedentes, inconformidades, reclamaciones y otros expedientes de relevancia menor, que a su vez reflejan el crecimiento incontenible del Poder Judicial Federación, que ya tiene al menos 815 tribunales y juzgados en todo el país.

En consecuencia, casi ocho mil expedientes ingresaron a las dos salas, que terminaron 2014 y 2015 con mil 915 y 2 mil 68 asuntos pendientes, respectivamente.

En su informe, Pérez Dayán hizo alusión, sin mencionarlo directamente, al asesinato no aclarado del juez federal Vicente Bermúdez Zacarías, ejecutado en Toluca el pasado 17 de octubre.

"En conjunto y con la solidaridad que caracteriza el inquebrantable y decidido espíritu que impulsa al Poder Judicial de la Federación en todas sus áreas de organización, aun ante los cobardes embates, dolorosos daños y pérdidas personales irreparables que nos han infligido quienes no desean un México próspero y pacífico, seguiremos concentrando con tesón y compromiso nuestros esfuerzos en la consolidación del orden jurídico", dijo el ministro.

Por su parte, Piña Hernández enfatizó los retos que implica el nuevo sistema de justicia penal, cuya operación práctica dependerá en buena parte, dijo, de la jurisprudencia que irá fijando la Corte.

REFORMA/Gráfico: REFORMA