Ciudad de México.- Un consorcio español ganó el contrato de casi 300 millones de pesos para construir un nuevo edificio de oficinas para la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que busca aprovechar un terreno que ha estado desocupado desde que lo compró en 2006.

La filial mexicana de Acciona Infraestructuras ganó este martes la licitación para el proyecto ejecutivo y obra en el predio de Chimalpopoca y 5 de Febrero en el Centro Histórico, por el que la Corte pagó 82 millones de pesos, sin encontrarle algún uso durante 10 años.

Serálaobradeinfraestructura más importante de la Corte desde la construcción de su sede actual en 1941, pues si bien el tribunal es dueño de 52 inmuebles, la gran mayoría son casas de la cultura jurídica en los Estados y edificios viejos en la Ciudad de México que fueron comprados y remodelados.

Acciona, que cotizó 290.5 millones de pesos con IVA, tendrá que construir un edificio de siete niveles con 7 mil 135 metros cuadrados para oficinas, dos sótanos con 332 cajones de estacionamiento, comedor, auditorio, salón de usos múltiples y sala para jubilados.

También se prevén 982 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos que generarían el 12 por ciento de la electricidad y una planta de tratamiento de aguas pluviales.

El plazo de ejecución será de 442 días, incluidos 168 para elaborar el proyecto ejecutivo y 30 para revisiones de funcionarios de la Corte antes de iniciar las obras.

Si todo sale bien, el actual Ministro Presidente Luis María Aguilar podría inaugurar el edificio hacia finales de 2017.

Una fracción de 2 mil 200 metros cuadrados del predio de Chimalpopoca fue utilizada en 2009 para construir una guardería para hijos de empleados de la Corte.

Pero el resto del inmueble fue un dolor de cabeza para sucesivas administraciones de la Corte.

Se pensó hacerlo club deportivo en 2009. En 2011 pasó a edificio de oficinas, pero resultó que éste no era estructuralmente seguro, por lo que en 2013 fue demolido para hacer únicamente un estacionamiento, con lo que el máximo tribunal ahorraría en el pago de pensiones.

Los cambios de idea, que no prosperaron, costaron más dinero: 2.8 millones de pesos para el proyecto ejecutivo del club deportivo, abandonado en el cambio de Presidencia entre Guillermo Ortiz y Juan Silva, y 6.3 millones de pesos para la demolición que ejecutó la administración de este último.

GASTO

II 82 Millones de pesos es el costo del predio que compró la SCJN.

II 10 Años estuvo desocupado la mayor parte del terreno.

II AGENCIA REFORMA