Cdmx.- Activistas acusaron que les arrebataron 120 mil firmas impresas y en formato electrónico en contra de la Ley de Seguridad Interior al ingresar al Senado de la República.

Señalaron por el hecho a personal de seguridad de la Cámara, además de que no permitieron entrar a víctimas de abusos militares.

Integrantes de organizaciones como Seguridad sin Guerra y del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad entraron al recinto con la ayuda de los senadores Angélica de la Peña y Mario Delgado para buscar diálogo con integrantes de la Junta de Coordinación Política (Jucopo).

“Me dicen que cuando entraron acá les quitaron las firmas. Me parece que, insisto, yo llamo la atención al senador Ernesto Cordero de manera pública para que dé instrucciones a quien tenga que darlas, empezando por la seguridad mayor, el secretario administrativo, el señor Figueroa”, apuntó De la Peña.

En conferencia de prensa informaron que en cinco días han juntado 120 mil firmas en contra de esa ley a través de la plataforma Change.org.

La politóloga Denise Dresser, miembro de Seguridad Sin Guerra, consideró que la Ley de Seguridad tiene un trasfondo político ante tiempos electorales.

“Los senadores del PRI, del Partido Verde y los llamados rebeldes del PAN preparan el equivalente a un autogolpe militar, negociado y avalado por los altos mandos de las Fuerzas Armadas”, dijo la politóloga Denise Dresser, miembro de Seguridad Sin Guerra.

“Se avecinan tiempos electorales y todos los candidatos quieren a los soldados de su lado. El Ejército propone y el Congreso dispone, a la orden, a la orden para aprobar una ley que ampliaría el concepto de uso legítimo de la fuerza permitiendo a las Fuerzas Armadas repeler de reforma agresiva las formas de resistencia social no agresivas o intervenir en conflictos postelectorales”.


II Agencia Reforma