Ciudad de México.- El maíz es uno de los cultivos más consumidos en México, pero producirlo es tan poco redituable, que sólo pocos agricultores logran salir de la pobreza.

En el caso del maíz amarillo y para los 10 municipios más productivos del País, en promedio, sólo 15.5% de la población es considerada como no pobre, no vulnerable.

Y para los 10 municipios menos productivos el volumen baja a 3.6 por ciento, de acuerdo con el estudio ‘Con mejor maíz habrá mejor País’, del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Los poblados con mayor rentabilidad pertenecen a Chihuahua y Sinaloa, y los que tienen menor grado se ubican en Yucatán y Quintana Roo.

En lo que refiere al maíz blanco, la población considerada como no pobre, en promedio, es de 11.2% en los municipios más productivos y de 5.9 por ciento en los menos productivos según el estudio.

Para este grano, las comunidades más productivas están en Durango, Sinaloa, Jalisco, Zacatecas, Michoacán y Chihuahua; las que dan menores rendimientos están en Zacatecas y en Yucatán.

Si bien es cierto que en el País el promedio de la productividad por hectárea del amarillo es de seis toneladas y de blanco de tres, ya que se incluyen las más altas que pueden llegar a ser entre nueve y 12 toneladas, la productividad típica, es decir, la más común para ambos casos es de sólo una tonelada por hectárea, refiere el estudio. Sin embargo, sólo para ‘salir tablas’ con los costos, se requieren 3.5 toneladas por hectárea, destacó Manuel Molano, director general adjunto del Imco.


II Agencia Reforma