Ciudad de México.- A partir de este mes, toda empleada afiliada al IMSS en periodo de gestación podrá acomodar a conveniencia sus 12 semanas de incapacidad por embarazo.

Mikel Arriola, director del IMSS, señaló que el anterior esquema, que obligaba a las derechohabientes a descansar seis semanas previas al parto y seis después del nacimiento, limitaba el tiempo completo que pasaba una trabajadora con bebé.

Ahora, las nuevas reglas permiten que se muevan hasta 4 semanas del periodo prenatal al posnatal y así estar con el bebé 70 días.

Con ello, dijo Arriola, se busca estimular la lactancia materna y con ello evitar enfermedades a futuro como la obesidad y diabetes.

De acuerdo con el Instituto, para realizar la transferencia de semanas, las aseguradas deberán contar con el consentimiento del patrón y con la autorización del médico.

II Agencia Reforma