Caso Ayotzinapa

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) determinó que el normalista de Ayotzinapa Julio César Mondragón fue golpeado hasta su muerte y posteriormente perros y roedores le arrancaron la piel del rostro.

“Desde la perspectiva de derechos humanos, Julio César Mondragón Fontes fue víctima de tortura física, golpeado brutalmente con saña y crueldad por la acción conjunta y complicidad de miembros de la delincuencia organizada y servidores públicos del Municipio de Iguala”, estableció el organismo. Los peritos de la CNDH descartaron que la noche del 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, el estudiante haya sido asesinado por arma de fuego y que después sus asesinos lo hayan desollado.

En su reporte, la CNDH detalla que a Mondragón le fueron rotos 13 de los 14 huesos del rostro y, en total, en todo su cuerpo sufrió 64 fracturas en 40 huesos, lo que llevó a su muerte entre las 00:45 y las 2:45 horas del 27 de septiembre de 2014.

Ante esta evidencia, el organismo instó a la PGR a investigar a fondo a 11 sospechosos del crimen.

Agencia Reforma