Marcelo Ebrard, ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México, enfrenta una orden de embargo por 67 mil 290 pesos, derivado de un juicio civil que él mismo promovió y perdió contra el Cardenal Juan Sandoval Íñiguez y el vocero de la Arquidiócesis de México, Hugo Baldemar Romero.

En agosto de 2010, el ex Mandatario había presentado una demanda por daño moral, porque el prelado lo acusó de “maicear” (sobornar) a los ministros de la Suprema Corte quienes avalaron el matrimonio gay y su posibilidad para adoptar.

“También no dudo que estén muy maiceados, desde luego por Ebrard, deben estar bien maiceados, y por los organismos internacionales”, declaró entonces el cardenal.

En el mismo paquete, Ebrard puso a Valdemar, quien lo comparó con un miembro de la delincuencia organizada.

Pero a pesar de que Ebrard es el demandante, resultó sentenciado a a pagar los gastos del juicio.

En su momento, el juicio no avanzó porque jueces de la Ciudad de México y Jalisco se peleaban por llevar el caso.

Lo anterior, al grado de que abogados de Ebrard solicitaron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación ejercer su facultad de atracción.

Pero la Primera Sala de la Corte acordó desechar la solicitud. Al final, el caso se quedó en el tribunal colegiado de Jalisco. En 2015, el juez Décimo Primero de lo Civil en Zapopan emitió la sentencia contra Ebrard y le ordenó pagar los gastos del juicio.

De no cumplir con el pago, la orden es romper las cerraduras de su domicilio en Plaza Río de Janeiro 46, Colonia Roma, incluso con ayuda de la fuerza pública, para embargar bienes que cubran el monto.

 

II Agencia