Ciudad de México.- Representantes de los partidos políticos en el Instituto Nacional Electoral (INE) cuestionaron el megaproyecto inmobiliario en la sede central de este organismo, que tendrá un costo de más de mil 100 millones de pesos.

El panista Francisco Gárate y el perredista Pablo Gómez criticaron que el órgano electoral no sea sensible al ambiente de recortes presupuestales e inestabilidad económica.

"Es un proyecto faraónico, y México no está para proyectos faraónicos. El INE tiene que ser muy sensible del momento que está viviendo el País.

"De hecho, el proyecto inició justo cuando comenzó toda esta crisis del desplome de los precios del petróleo, que ha afectado severamente las finanzas públicas del País", indicó Gárate.

El proyecto inmobiliario del nuevo Conjunto Tlalpan contempla la construcción de un museo, áreas deportivas, huertos y dos torres de 14 niveles, entre otros trabajos.

Para esos fines, el INE cuenta con más de mil 100 millones de pesos en un fideicomiso, recursos aprobados por la Cámara de Diputados en los presupuestos 2015 y 2016.

"Parece que los diputados lo han autorizado. Hay que preguntárselos a ellos. Ellos son los que tienen el poder de bolsa en el País y los que tienen que responder. La Cámara tampoco parece que esté en austeridad", indicó Gómez.

Por separado, consejeros electorales defendieron el proyecto con el argumento de que el INE ahorrará 80 millones de pesos anuales en rentas.