Ciudad de México.- Tras escuchar la exigencia de legisladores del PRI de poner orden a los delegados del Gobierno federal en los estados, el Presidente Enrique Peña Nieto prometió revisar el papel que están realizando y cambiarlos si es necesario.

Así como el lunes pasado los senadores del tricolor reclamaron al primer mandatario la desatención de sus representantes en las entidades federativas, ayer los diputados intensificaron la exigencia.

Incluso pidieron evaluar el trabajo de algunos secretarios de Estado, ante la imagen negativa que tiene la Administración peñista.

"Se habló de la necesidad de una cercanía con el Gobierno y las dependencias, evaluar la política pública, el desempeño de los delegados, de las dependencias en general.

"Hay cuestionamientos a la capacidad de respuesta a planteamientos, a demandas y a problemas en los estados, y los diputados exigen mayor capacidad de respuesta en las dependencias, en gestiones y proyectos", reveló el diputado coahuilense Javier Guerrero.

Carlos Sarabia, de Oaxaca, dijo que en la reunión se reconoció un distanciamiento entre el Gobierno federal y el PRI, especialmente los legisladores.

"Hoy México tiene una percepción negativa del Presidente; ha sido un muy buen Presidente, sin embargo, todos hemos descuidado una parte, pero los delegados, que son sus empleados directos, lo han hecho peor. Así que si no sirven, que se vayan", planteó.

Si no se ponen las pilas...

Informaron ante Peña Nieto que los más de 200 delegados de diversas dependencias federales no atienden las peticiones de los diputados y que "ni siquiera mencionan sus buenas acciones".

"Nos vamos con el mensaje de que ellos se pueden ir mañana. Fue clarito con los delegados federales: si no se ponen las pilas, se tiene que ir", apuntó el oaxaqueño.

Mientras que el morelense Manuel Vallejo aseguró que el Presidente les prometió "una reorganización" con delegados para mejorar la coordinación.

El reclamo se da a unas semanas de que Peña Nieto entregue a la Cámara de Diputados el Proyecto de Presupuesto para 2017, y en cuya negociación se habrán de atender la gestión de recursos por parte de los legisladores para proyectos de sus entidades.

En el encuentro, realizado en el Salón Adolfo López Mateos de Los Pinos, participaron 14 oradores, y asistieron integrantes del gabinete y el líder nacional del PRI, Enrique Ochoa.

Los diputados prometieron a Peña Nieto que lo respaldarán en todas sus acciones hasta que concluya el sexenio.

Sobre el conflicto magisterial, los legisladores le pidieron no dar un paso atrás en la reforma educativa, mientras que el Presidente aseguró que se pusieron límites.

"Privamos de privilegios y beneficios a diversos grupos que hoy manifiestan su inconformidad, pero asumimos a cabalidad los costos de la transformación", fue la frase que, de acuerdo con los asistentes, soltó Peña, quien también los convocó a defender con hombría y coraje las reformas.

REFORMA/Foto: EFE