Ciudad de México.- Suspendido de su cargo por el escándalo de uno de sus secretarios que fue acusado de enriquecimiento ilícito, el juez federal Álvaro Tovilla León ahora teme que la PGR consigne y consiga una orden de aprehensión en su contra.

El ex titular del Juzgado Noveno de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México, en el que despachó hasta el 2011, presentó un amparo solicitando que sea suspendida cualquier orden de aprehensión que haya sido girada en su contra.

Su demanda fue radicada en el Juzgado Sexto de Distrito en Amparo Penal de esta capital y por ahora le ha sido negada la suspensión definitiva, debido a que los distintos órganos jurisdiccionales han informado que no han librado ningún mandato de captura en su contra, indican registros judiciales.

Tovilla era el jefe de Esiquio Martínez Hernández, secretario de su juzgado detenido el 27 de mayo de 2011 y que desde entonces se encuentra preso en el Reclusorio Norte. El juez federal, hasta entonces su superior, fue suspendido del cargo un mes después.

Contra el ex secretario la PGR ha presentado tres acusaciones. La primera de ella es por un presunto enriquecimiento ilícito de 50 millones 707 mil 633 pesos, registrado de 2003 a 2010.

El segundo asunto es por un supuesto lavado de 15 millones 102 mil 673 pesos, que habría llevado a cabo a través de 87 operaciones bancarias.

El tercero es por un lavado de 6 millones 245 mil 951 pesos, dinero que le depositó una hermana en una cuenta bancaria de HSBC. Esiquio consiguió que las tres causas fueran acumuladas.

Una vez que el secretario fue consignado, el juez Tovilla fue separado del cargo para ser sujeto a una investigación, por parte del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), pero a la fecha se desconoce su resultado.

REFORMA/Foto: DEPOSITPHOTOS