Cd. de México.- Al menos 348 civiles y 48 elementos de distintas fuerzas de seguridad de los tres niveles de Gobierno murieron en 2017 en enfrentamientos armados, de acuerdo con datos del Ejecutómetro de Grupo REFORMA.

En prácticamente la totalidad de los casos las versiones oficiales informaron que los civiles fueron abatidos después de agredir con armas de fuego a los uniformados y poner en riesgo sus vidas o de la población en general.

Este tipo de incidentes violentos tuvo lugar en 103 municipios en 22 entidades del País incluyendo las delegaciones Iztapalapa, Cuauhtémoc y Tláhuac, donde en julio fueron abatidos siete integrantes de la banda de "El Ojos".

Con 138 víctimas fatales, destaca el caso de Tamaulipas donde los ataques a las fuerzas de seguridad con saldo de al menos un muerto tuvieron lugar en 14 municipios de ese estado fronterizo. De estos, 84 personas "fueron abatidas" sólo en la ciudad de Reynosa.

En ocasiones, las versiones oficiales fueron desmentidas por familiares, como el caso de Temixco, en Morelos, donde el 20 de noviembre siete mujeres incluyendo una bebé de meses de edad, murieron en un operativo de la policía de Mando Único de Morelos.

La versión oficial indicó que murieron en fuego cruzado, pero los familiares de las víctimas dijeron que fueron ejecutados, algunos incluso con un disparo en la cabeza.

Está también el caso de Palmarito Tochapan, en Puebla, en el que la versión oficial de Sedena fue que civiles dedicados a la ordeña de ductos se escudaron en mujeres y niños, dispararon contra militares y mataron a dos, pero después se reveló un video en el que se observa a un militar dar un tiro en la cabeza a un civil desarmado y tirado en el piso.

De entre los elementos de seguridad abatidos en enfrentamientos con civiles armados, 17 fueron elementos de policías municipales, seis agentes estatales, siete elementos de las Procuradurías o Fiscalías de los estados.

También cuatro policías ministeriales de la PGR, emboscados el 19 de julio en la zona de San Miguel Totolapan, cuando iban a detener a un integrante de la banda de "Los Tequileros", pero fueron sorprendidos en el camino y rafagueados durante horas.

Sedena perdió a seis hombres y la Marina a otros 6 en diferentes enfrentamientos.

En la mayoría de los casos, partes informativos oficiales son prácticamente idénticos en cuanto la mecánica de los hechos: policías o militares que estaban patrullando o que marcaron un alto o que intervinieron un vehículos o que se encontraron con civiles armados en la vía pública fueron agredidos y se vieron obligados a repeler la agresión.

Por ejemplo, el 28 de octubre, la Secretaría de Gobierno de Coahuila informó que "dos sujetos que viajaban a bordo de un vehículo tipo Pick Up de la marca Chevrolet, Silverado, doble cabina color guinda, mismos que viajaba a exceso de velocidad, intentaron evadir el filtro de seguridad" que habían instalado elementos del Grupo de Reacción Operativa Metropolitana.

"Metros más adelante, accionaron sus armas de fuego en repetidas ocasiones en contra de los oficiales del GROM, que iniciaron una persecución".

"A la altura del Ejido Tanque de Emergencia, los civiles armados volvieron a accionar sus armas, por lo que los agentes contestaron la agresión, culminando en el deceso de los dos probables responsables que viajaban a bordo del vehículo".

El 1 de mayo, Marinos abatieron a siete personas que, según el informe de la dependencia armada, los atacaron a balazos cuando patrullaban las calles de San José del Cabo, en Baja California.

En un comunicado, la Secretaría de Marina informó que tras la agresión contra los elementos de Infantería, los presuntos delincuentes entraron a una casa desde donde continuó el ataque.

"Personal de esta institución, con el fin de controlar el nivel de agresión y reducir el peligro de daños a terceros, resistió (el ataque) con base en los procedimientos establecidos del Manual de Uso de la Fuerza de Aplicación Común de las tres Fuerzas Armadas", indicó el comunicado.

Otro caso similar se dio en Tepic el 20 de diciembre, cuando al menos cinco personas fueron abatidas por Marinos en las inmediaciones de las colonias Centro y Acayapan.

La balacera duró aproximadamente entre 30 y 40 minutos, en la que se escucharon ráfagas de armas de alto poder así como granadas, lo que mantuvo en vilo a los vecinos de la zona.

Reforma

Foto: Reforma