Guanajuato.- La violencia llegó ahora a Guanajuato.

La entidad con una de las mejores economías del País, es ahora un campo de batalla entre cárteles que se disputan el narcomenudeo, la ordeña de combustibles y los robos al ferrocarril.

En un lapso de 90 días, en la entidad se ha registrado la mayor violencia del año al cometerse 239 asesinatos, la mayoría ligados al crimen organizado.

En total se reportan 500 homicidios de enero a julio. El año pasado en el mismo lapso ocurrieron 395 crímenes.

Las ciudades más impactadas por los crímenes son León, Irapuato, Celaya y Salamanca.

Las autoridades reportan la llegada de grupos criminales de otras regiones como Michoacán y Jalisco que enfrentan a grupos con presencia en la entidad como el Cártel Jalisco Nueva Generación.

En la disputa participan además células de los Zetas y un nuevo grupo denominado La Unión, integrada por miembros de los Caballeros Templarios y de La Familia Michoacana.

Además de las ejecuciones, comerciantes y familias son acosados con extorsiones y cobro de piso en municipios como Uriangato, Moroleón y Pénjamo, colindantes con Michoacán.

El Procurador de Justicia guanajuatense, Carlos Zamarripa, aceptó que se protagoniza una pugna entre organizaciones criminales.

"Estamos viendo que la mayoría de los homicidios eran personas dedicadas a temas ilícitos como la venta de droga y otros. Es decir, sin duda nos habla que hay una pugna entre un distribuidor y otro", dijo.

En ese contexto, ayer tres personas fueron asesinadas. Dos en Salamanca y una en León.

En la primera ciudad, dos personas fueron ejecutadas a bordo de una camioneta en la comunidad Palo Blanco. Al llegar a la zona policías municipales fueron atacados a balazos mientras realizaban una inspección.

En León, un hombre fue asesinado en la comunidad Rosario de Covarrubias, a un costado de las vías del ferrocarril. La víctima, sin identificar, presentaba el tiro de gracia y tenía manos y pies amarrados con cinta canela.

El Gobernador panista Miguel Márquez, descartó que la violencia impacte a la ciudadanía.

"El que anda chueco va a terminar mal. Afortunadamente ese no es un tema que afecte directamente a la ciudadanía", justificó.

REFORMA/Foto: REFORMA