Ciudad de México .- La situación de los migrantes en Estados Unidos, sobre todo quienes viven un proceso de deportación, está afectando su salud mental y ha llevado a algunos al suicidio, señaló Eduardo Madrigal, titular de los Servicios de Atención Psiquiátrica de la Secretaría de Salud.

"En problemas de suicidio no tenemos todavía una cantidad elevada en esta población, pero es muy probable que la tengamos y para eso creo que las instancias oficiales tenemos que estar preparados", alertó en conferencia de prensa.

"Suponemos que puedan incrementarse no solamente los problemas relacionados a la conducta suicida, sino a la salud mental", agregó.

Esto sucede, explicó, porque el miedo que les genera el ser deportados y perder todo ha propiciado que varios migrantes desarrollen depresión y ansiedad.

Madrigal indicó que actualmente especialistas de la UNAM y de los Servicios de Salud de la Ciudad de México atienden en el Aeropuerto a los casi 500 repatriados que llegan cada semana en cuatro vuelos procedentes de EU.

"Lo que observamos es que vienen en shock. Es decir, no tienen capacidad, por su estado emocional, porque acaban de ser detenidos, porque vienen sin dinero, vienen sin expectativas, sin saber qué van a hacer acá", afirmó.

Consideró que la situación actual de los deportados es más difícil que la de un refugiado.

"El refugiado viene huyendo de un país y va a llegar a un lugar donde tiene la esperanza de que le va a ir mejor. (El deportado) piensa que le puede ir peor, porque por eso se fue al otro lado", ilustró.

Ante esta situación, aseguró que la Secretaría de Salud alista un programa de atención al migrante y repatriado, a través del cual buscan atender a los connacionales, pero también a migrantes de países centroamericanos.

Recordó que los 52 consulados mexicanos en Estados Unidos están brindando servicios de salud a través de ventanillas para ese fin, pero la mayoría busca ayuda, aseguró, hasta que está en proceso de ser deportada.

"La cantidad de personas tanto en los centros de atención de Estados Unidos como en los lugares de paso en la frontera se ha incrementado, y muchos de ellos presentan problemas de salud mental", expuso.

Madrigal celebró las iniciativas que impulsan también las Secretarías de Trabajo y de Desarrollo Social para ofrecer empleo a los paisanos que regresen al país.

"Pero quizá nos falta organizarnos mejor para que les podamos ofrecer todo esos servicios", reconoció.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, indicó que en 2014 consumaron este acto 6 mil 300 mexicanos.

En tanto, el presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, Enrique Chávez, aseguró que faltan más recursos en México para atender a los deportados y a la población actual con problemas de salud mental.

Reforma