Cuernavaca .- Artesanas indígenas de la Unión Nahua-Mazahua irrumpieron en la sesión de Cabildo de Cuernavaca y calificaron de racista al Edil Cuauhtemoc Blanco por no darles audiencia e impedirles vender sus artesanías en el Centro de la ciudad.

Las integrantes de la Unión, quienes desde hace unos 40 años comercian sus artesanías en la Plaza de Armas de Cuernavaca, acusan que las autoridades del Ayuntamiento las discriminan por no permitirles vender sus productos en el Centro de Cuernavaca.

Desde hace 24 días, dijeron, derivado de los trabajos de remodelación de la Plaza de Armas fueron desalojadas del lugar y desde entonces inspectores del Ayuntamiento y policías les impiden vender su collares, blusas y otras artesanías.

El martes, dijeron, funcionarios del Ayuntamiento les otorgaron un permiso verbal para vender en las escaleras del Callejón de Correos y en la Calle Hidalgo, sin embargo, el miércoles policías e inspectores lo impidieron, por lo que dijeron que el Gobierno de Blanco se burlaba de ellas.

Como el Edil no las ha recibido en audiencia, las integrantes de la Unión acudieron al Cabildo, donde en el último punto del orden del día comenzaron a lanzar consignas contra Blanco, a quien incluso tacharon de racista, pues en ningún momento atendió a las manifestantes.

"Audiencia, audiencia, audiencia", "solución, solución, solución, solución, queremos solución", "racista, racista, racista", "Justicia, justicia, justicia, justicia", son algunas de las consignas que gritaron en el salón de cabildos.

"No quieres escuchar al pueblo, necesitamos comer, somos 42 familias, 42 mujeres artesanas que tienen 24 días sin llevar sustento a sus hogares, usted nos da el permiso por dos horas y al siguiente día nos lo quita, queremos audiencia, queremos solución, necesitamos a un Alcalde que escuche, queremos solución, queremos solución ahora, no podemos seguir muriéndonos de hambre", dijo en el salón Susana Díaz, defensora de la Unión.

El Alcalde de Cuernavaca decidió continuar la sesión, ignorando a las mujeres.

Al final salió por la puerta trasera del recinto y las mujeres lo trataron de alcanzar sin lograrlo.

"Es vergonzosa la forma en que atienden solamente los intereses que ellos quieren privilegiar, vemos que se esconden, corren cuando la ciudadanía encara y les pone el punto en las íes de lo que está sucediendo.

"Es una verdadera vergüenza frente a lo que está sucediendo hoy que las compañeras artesanas le están pidiendo una audiencia y una solución, tienen 24 días sin vender, que no haya la sensibilidad, no haya la voluntad política, no haya el quehacer para que este tema se solucione de fondo ya de manera definitiva", expresó Díaz Pineda, del Centro de Derechos Humanos Digna Ochoa.

Durante la protesta, las mujeres apelaron al origen humilde de Blanco y a la labor que su madre desempeñaba hace años como comerciante ambulante.

"Ni siquiera nos dejó tomar la palabra, ni él se dignó a escucharnos porque nunca dijo nada, aunque le estábamos preguntando que nos diga dónde nos puede reubicar nunca nos contestó nada.

"Que se acuerde él que así como nosotras somos pobres él también vivió de la pobreza, él fue un pobre también, su mamá iba a vender a otras partes para llevarle el pan de cada día y que por lo menos a nosotras nos entienda porque él pasó por lo mismo y ahorita está en la mesa por nosotras también", expresó Soreli Alejandro Vargas, de la Unión de Artesanas.

Ante el desaire de Blanco y su Cabildo, las artesanas acordaron instalarse en plantón en el Ayuntamiento.

Reforma