Leipzig.- En México, el transporte de carga tiene una flota más antigua que la de otros países y carece de operadores calificados, lo que rezaga al País en el planteamiento de la automatización del mismo.

Antes de pensar en la posible implementación de tecnología para contar con camiones sin operador, el País tiene pendiente la reducción de la antigüedad de su flota de camiones de carga, que es de 17 años.

Otros países tienen una flota menos, como la de Alemania, que promedia 8 años, dijo Rogelio Montemayor, presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar).

En el País debería ser de 5 o al menos 8 años, comentó tras asistir al Foro Internacional de Transporte, Cumbre 2017 realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

"Es imperativo buscar cómo detener que la antigüedad sea menor", dijo.

Sin embargo, señaló, para lograrlo falta financiamiento para renovar la flota de los conocidos hombres-camión.

Por si fuera poco, alrededor del 10 por ciento de los camiones de carga está parada por falta de operadores, comentó Alex Thiessen, presidente de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP) tras su participación en dicho foro.

Para Thiessen dicho problema podría resolverse si en el País hubiera más camiones de doble carga, pues así se reduciría la necesidad de más operadores.

Sobre los operadores, Montemayor añadió que otro problema se centra en que entre el 20 y el 30 por ciento de ellos no está capacitado para desempeñarse como tal.

En el foro realizado en Alemania se presentó el informe "Gestionar la transición hacia el transporte de mercancías sin conductor por carretera" que llama a los gobiernos a reflexionar sobre esta opción que plantea ahorro de costos, reducción de emisiones y mejora de la seguridad en carreteras.

En EU y Europa eso podría ser una realidad antes del 2030, según el documento.

Por otra parte, los dos representantes de organizaciones de transporte coincidieron en que la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) debe mejorar las condiciones del sector de tal forma que sean recíprocas para todos los países que forman parte del acuerdo.

El presidente de ANTP recordó que nunca se logró que camiones de Estados Unidos entraran a México y viceversa, ya que hay diferencias en las leyes y otros factores implicados.