Ciudad de México.- El periodo ordinario de sesiones concluirá esta semana en la Cámara de Diputados sin que los grupos parlamentarios hayan cumplido con sus principales promesas legislativas.

Sumidos en una dinámica de escándalos durante las últimas semanas, los diputados fracasaron en su intento de reforma electoral para reducir a la mitad del financiamiento público a los partidos políticos.

Tampoco lograron el dictamen de una posible reforma constitucional para reducir el número de integrantes del Congreso ni la reforma integral para contemplar la segunda vuelta electoral y las reglas de la reelección legislativa en las próximas elecciones.

La propuesta del PRI de una Ley de Seguridad Interior --que regularía la actuación de las Fuerzas Armadas en tareas contra el crimen organizado--, tampoco prosperó debido a las posiciones encontradas con la Oposición.

La minuta del mando mixto policial fue rechazada por el PRI.

En el olvido quedó también la minuta del Senado para permitir el uso medicinal de la mariguana.

La Ley General de Cultura, que ha sido negociada entre las bancadas, tampoco se logró.

Con diversas interpretaciones legales y de proceso parlamentario, la ley contra la Trata de Personas sigue detenida en comisiones, al igual que la Ley General en materia de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Lo diputados avanzaron con aprobar por unanimidad la Ley para Prevenir y Sancionar la Tortura, pero ni siquiera hubo discusión de propuestas sobre la desaparición forzada.

Y aunque la Cámara baja cumplió con el nombramiento de tres nuevos consejeros electorales, le faltaron los nombramientos de contralores para los órganos autónomos.

Tampoco designaron al comisario para Petróleos Mexicanos.

Las propuestas de la izquierda para desaparecer la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y para dar marcha atrás a los gasolinazos de enero mediante reformas a la Ley de Ingresos ni siquiera fueron consideradas.

Entre los asuntos que sí lograron consenso están las reformas a la Ley de Aviación Civil para obligar a las aerolíneas a indemnizar a los usuarios por demoras de cuatro horas en la salida de vuelos, así como los ajustes a la ley laboral y del ISSSTE sobre licencias de maternidad y paternidad.

Sin embargo, el ambiente entre las bancadas se ha tensado en las últimas semanas por temas como la posible toma de protesta al diputado suplente del PRI Enrique Antonio Tarin --acusado por el Gobierno de Chihuahua de desvíos millonarios--, la negativa para aprobar un dictamen que alude la Norma Oficial Mexicana sobre los procedimientos en caso de que una mujer decida abortar en caso de violación y por la prohibición a delfinarios, que nuevamente se abordará mañana en el pleno.

La otra cámara

En el Senado, los legisladores terminarán los trabajos en medio de la confrontación y con el único acuerdo de llevar la elección del Fiscal Anticorrupción a un periodo extraordinario de sesiones, el cual se realizará tras los comicios en los Estados de México, Coahuila, Nayarit y Veracruz.

Sin consenso, la Cámara alta tampoco está en condiciones para dictaminar la iniciativa presidencial para eliminar el "pase automático" del titular de la PGR, a la Fiscalía General de la República, cuyo titular podría permanecer en el cargo hasta nueve años.

En consecuencia, también permanecerá congelada la minuta que contiene la Ley Orgánica de la nueva institución.

Luego de varios puentes vacacionales, la Cámara alta no procesará la reforma para sancionar a las líneas aéreas por el retraso de vuelo ni la demanda ciudadana para la prohibición de los transportes de doble remolque.

En este marco, los senadores tampoco pretenden aprobar una legislación contra la desaparición forzada que no dejará satisfechas a los colectivos que integran los familiares de las víctimas.

A marchas forzadas, los legisladores recibirán en comisiones las comparecencias de 19 embajadores propuestos por el Presidente Enrique Peña Nieto, con la advertencia de que su ratificación podría sumarse a la lista de pendientes que heredarán a la Comisión Permanente.

Pese a la carga de trabajo, los senadores buscan clausurar el jueves 27 de abril, es decir, tres días antes de que concluya el periodo ordinario.

Entre los pendientes quedarán las polémicas leyes en materia forestal y de biodiversidad.

Agencia Reforma