Ciudad de México.- De enero a abril de este año, Aeroméxico, Volaris y Aeromar negaron el abordaje a 15 mil 838 de sus pasajeros, de acuerdo con un reporte de estadísticas de calidad entregado a la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

Aunque esta información también le fue solicitada a VivaAerobus e Interjet, la primera todavía no la ha entregado y la segunda asegura que no registra casos debido a que no sobrevende boletos.

En el caso de Transportes Aéreos Regionales (TAR) y Aéreo Calafia todavía no cuentan con un reporte.

La principal razón de estos abordajes denegados es precisamente la sobreventa de boletos, es decir, cuando las aerolíneas venden más lugares para un vuelo de los que hay en el avión, anticipando que algunos de los usuarios con políticas de cancelación o reprogramación más flexibles no se presenten.

Sin embargo, de acuerdo con Aeroméxico, la aerolínea que concentra 12 mil 212 de estos casos, 77 por ciento del total, y que más pasajeros moviliza en el País, explicó que hay otras razones.

"Algunas cuestiones operacionales que dan lugar al abordaje denegado son cambios climáticos que afectan el peso y balance de los aviones, sustitución de aeronaves y pasajeros en conexión", respondió a petición de REFORMA.

En segundo lugar en la lista de embarques denegados está Volaris, con 3 mil 607 casos, y Aeromar, en tercero, con 19.

Para eliminar distorsiones por el volumen de pasajeros que atiende Aeroméxico también existe un índice de afectaciones por cada 10 mil pasajeros.

En él también esta compañía encabeza la lista, con cifras que van desde 16.49 en abril a 30.13 pasajeros afectados por cada 10 mil en marzo, es decir, el mes en el que ocurrió Semana Santa en 2016.

Volaris tuvo índices de entre 4.16 y 14.75 usuarios afectados por cada 10 mil transportados en el mismo periodo.

La práctica de la sobreventa de boletos no está expresamente autorizada en la Ley de Aviación Civil ni en su Reglamento, pero sí hay indicaciones sobre cómo deben proceder las aerolíneas para compensar a los usuarios que resulten afectados.

Las cifras de las aerolíneas sólo reflejan los abordajes denegados de manera involuntaria.

Cuando esto sucede, las aerolíneas están obligadas a proveer transporte sustituto y cubrir algunos gastos de alimentación y hospedaje, además de brindar una compensación a los afectados.

Sin embargo, también es común que las aerolíneas soliciten voluntarios para quedarse en los aeropuertos, a cambio de una compensación negociada que usualmente incluye el acomodo en otro vuelo y un boleto para utilizar posteriormente.

REFORMA/Foto: REFORMA