Ciudad de México.- Es joven, apenas hoy cumple 19 años, y podría tener grandes planes por delante, pero no es así.

No hay nadie que apueste a que tendrá un futuro brillante y será el culpable de muchos dolores de cabeza.

Algunos dicen que hasta podría generar pobreza en el País.

Es el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) que funciona con las Afores y que empezó a operar en México el 1 de julio de 1997.

Once empresas actualmente se dedican a captar el dinero de todos los trabajadores del sector formal de la economía y lo invierten para hacerlo crecer y dar pensiones en el futuro.

Pero este joven de 19 años, llamado SAR, nació con problemas y no puede funcionar como se esperaba.

Un mercado laboral inestable, salarios bajos y una paupérrima aportación obligatoria a las Afores- del 6.5 por ciento del salario base de los trabajadores- ocasionará que otorgue pobres pensiones, coinciden todos los expertos.

El mercado laboral es tan inestable, que en promedio un trabajador aporta al sistema de ahorro solo 44.8 por ciento del tiempo que labora, según datos del Inegi y la Consar.

Este tiempo es insuficiente porque para obtener una pensión se necesita haber trabajado mil 250 semanas a la seguridad social, es decir, más de 24 años.

¿Qué le espera a quien no cotice este tiempo?

Recibirá en una sola exhibición los recursos que haya acumulado en su Afore, los cuales serán insuficientes para financiar su vejez.

Y es que para tener una pensión durante toda la vejez, los trabajadores tienen que comprar una renta vitalicia en una aseguradora y haber acumulado en su Afore cerca de 650 mil pesos, recuerda Alejandro Turner, presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores y ex vocal de la Afore Pensionissste.

El 80 por ciento de los trabajadores no alcanzará este monto porque gana menos de seis salarios mínimos, de tal forma que el Gobierno les dará una pensión garantizada, lo que significa- por si fuera poco- otro gasto para los mexicanos, pues ésta es de 4 mil 309 pesos.

Esta ayuda se dará sólo a quienes hayan trabajado las mil 250 semanas.

Finalmente, un trabajador que gané más de seis salarios y cumpla con las semanas requeridas, sólo se pensionara con 26 por ciento de sus último sueldo, en promedio, según la OCDE.

Si quiere una pensión mensual de mil pesos, deberá comprar una renta vitalicia de 215 mil pesos con el ahorro que hizo en toda su vida laboral, según los precios que hay en el mercado, comentó Turner.

REFORMA/Gráfico: REFORMA