Ciudad de México .- Tres semanas después de que decenas de tiendas de autoservicio, de conveniencia y hasta departamentales fueran vandalizadas y saqueadas, al menos cinco unidades pertenecientes a grandes cadenas siguen sin operar, con lo que siguen sumando días sin ingresos.

Se trata de tiendas Bodega Aurrerá Exprés y un par de tiendas de conveniencia ubicadas principalmente en municipios del Estado de México, donde sigue la revisión estructural de las tiendas para garantizar que cuentan con las condiciones necesarias de seguridad para poder operar, dijeron voceros de las empresas.

En la última semana la mayor parte de tiendas que aún permanecían cerradas tras los actos vandálicos de inicios de enero se focalizaban en Ixmiquilpan, Hidalgo, donde un Elektra, una Bodega Aurrerá, una Bodega Comercial Mexicana, un Coppel y diversas tiendas de conveniencia seguían sin poder restablecer sus operaciones, principalmente ante la falta de condiciones de seguridad en la zona.

Sin embargo, tras una manifestación pacífica por parte de personas que pedían reabrir las tiendas al ser las principales fuentes de empleo y abasto para la población de Ixmiquilpan, se logró el restablecimiento de las operaciones en dicho municipio, con apoyo de las autoridades locales, confirmaron todas las empresas que tenían detenida su operación en dicho municipio.

Antonio Ocaranza, vocero de Walmart de México, dijo que durante el fin de semana pasado se logró la apertura de la tienda de la cadena minorista ubicada en Ixmiquilpan, en tanto que se siguen en evaluación otras sucursales de la cadena que resultaron dañadas de forma importante.

Fuentes de la cadena Coppel revelaron que también durante el pasado fin de semana se logró la reapertura de varias tiendas en el Estado de México que no habían podido recuperar su operación, debido a el fuerte deterioro que sufrieron durante los actos vandálicos.

No obstante, no especificaron cuántas de sus tiendas faltaban por restablecer actividades.

Vicente Yáñez, presidente de la ANTAD, sostuvo que el restablecimiento total de las operaciones depende de la capacidad financiera y técnica de cada una de las cadenas minoristas.

"No detectamos problemas adicionales, más que el tiempo que toma el restablecimiento, dependiendo del daño", dijo en entrevista.

Las cadenas consultadas confiaron en que esta misma semana se logre concluir con la apertura del resto de las unidades que faltan por abrir, aunque también admitieron que estarían alertas ante nuevos actos vandálicos que podrían afectar la operación de sus tiendas a partir de la nueva alza a las gasolinas programada para este fin de semana.

Reforma