Ciudad de México.- La Secretaría de la Función Pública (SFP) indaga a los funcionarios mexicanos implicados en los escándalos de corrupción relacionados con la empresa constructora Odebrecht y la farmacéutica Teva.

Así lo informó Christian Noé Ramírez, coordinador general de Órganos de Vigilancia y Control de la dependencia, quien advirtió que también se investiga posibles actos de corrupción en el proceso de construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM).

Reunida con los titulares de los 211 Órganos Internos de Control de las dependencias federales, Arely Gómez, titular de la SFP, anunció un relanzamiento de la Secretaría en el marco de la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

En el encuentro, la funcionaria ordenó a la Coordinación General de Órganos de Vigilancia y Control dar atención prioritaria a los asuntos relevantes en materia de corrupción.

Ramírez detalló que el objetivo de la reunión es establecer los criterios para identificar los casos relevantes desde los 211 Órganos Internos de Control, a partir del nivel del servidor público involucrado, el monto del daño causado y el impacto mediático.

"Los temas prioritarios que tenemos identificados, invariablemente, es el tema de Odebrecht, Teva, del Nuevo Aeropuerto; tenemos que estar muy vigilantes y actuar de manera preventiva en estos tres asuntos", informó en entrevista.

"Estamos haciendo un plan de investigación, no queremos hacer acciones aleatorias ni al azar, estamos desarrollando una auditoría transversal en la Administración Pública Federal para identificar todas estas áreas o procesos que se pudieron haber visto vulnerados y ser motivo de actos de corrupción".

Expuso que, en el caso del NAICM, la SFP atendió la recomendación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de fortalecer el Órgano Interno de Control.

"Tenemos siete personas solamente para un proyecto bastante grande, ya han sido aprobadas 24 plazas más, y entonces, a partir de eso, tendremos posibilidad de desarrollar una estrategia de atención preventiva a este gran proyecto", señaló.

En diciembre pasado, la constructora brasileña Odebrecht confesó ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos haber pagado 10.5 millones de dólares en sobornos a funcionarios mexicanos entre 2010 y 2014.

Durante el periodo señalado, Odebrecht firmó un contrato en México con Pemex Refinación, dirigida entonces por Miguel Tame Domínguez.

Esta semana se dio a conocer, también en tribunales de Estados Unidos, que la subsidiaria en México del grupo Teva Pharmaceutical Industries, con sede en Israel, pagó a médicos y funcionarios de hospitales públicos 16.8 millones de dólares en sobornos entre 2005 y 2012.

Los periodos en los que tanto Odebrecht como Teva habrían pagado "moches" a servidores públicos mexicanos abarcan las administraciones federales de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

Reforma