Cartagena.- El muro que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretende construir en la frontera con México es una afrenta para toda América Latina, dijo hoy la periodista mexicana Carmen Aristegui en un coloquio en el Hay Festival de Cartagena de Indias.

"Para México, el tema Donald Trump se convierte en el más grande desafío. Me atrevo a decir que el muro evidentemente es una ofensa, una afrenta no solo para México sino para toda América Latina", manifestó Aristegui en una charla con el director de la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), Jaime Abello Banfi.

Aristegui, ganadora de varios premios internacionales por su independencia y rigor en la investigación periodística, consideró que el resto de América Latina está tan amenazada como México porque es poco probable que Trump haya tomado clases de geografía como para diferenciar a los países de la región.

La construcción del muro fue una promesa de campaña de Trump, quien insiste en cumplirla y hacer que los mexicanos paguen su construcción, por lo cual Aristegui acusó al que llamó "señor multimillonario que ha tomado la Casa Blanca" de "mantener un discurso maniqueo".

"Este punto de tener en frente a un hombre como Donald Trump, que encarna una postura retrógada, que pretende arrodillar a México y obligarlo a pagar el muro es humillante", subrayó la periodista, quien advirtió de que esa situación "puede desatar esa vertiente nacionalista muy mexicana".

Muy aplaudida por el público que llenó el Teatro Adolfo Mejía, Aristegui no ahorró adjetivos para criticar las posturas "absurdas, ridículas" de Trump, en especial su insistencia en "el muro de la ignominia" y lo acusó de "hacer bullying contra un país como el nuestro".

"Estamos en un claro proceso de regresión política si nos dejamos", afirmó, refiriéndose también a la decisión del mandatario de renegociar los Tratados de Libre Comercio (TLC).

Sin embargo, consideró que no todo está perdido porque hay "una reacción política muy importante" como las multitudinarias marchas de mujeres del pasado sábado en decenas de ciudades de Estados Unidos y de otros países del mundo, o las posturas de otros líderes como la canciller alemana, Ángela Merkel, o el presidente francés, François Hollande.

Para Aristegui, la situación actual obligará a México y al propio Estados Unidos a "reinventar una lógica económica y comercial que ha dominado nuestros países en los últimos años, a menos que se le diga alto ahí, porque un muro y la renegociación del Tratado de Libre Comercio afectará a los mexicanos pero también a los empresarios" del otro lado de la frontera.

En su opinión, si se descarrila la lógica comercial que ha florecido en los últimos años, México estará también ante una oportunidad de reducir su dependencia de Estados Unidos, un "gigante" del que dijo que tiene a su país "contra la cuerdas".

"México tendrá que diversificarse, fortalecer su mercado interno, producir buena parte de lo que hoy exporta para consumir", afirmó Aristegui, quien llamó la atención para el hecho de que "los críticos del TLC en México ahora son defensores del estado de las cosas".EFE