Ciudad de México.- La salida de Reino Unido (RU) de la Unión Europea (EU) tendrá un efecto en todo el mundo en términos de crecimiento económico, los planes de inversión y los esquemas de comercio, indican expertos.

De entrada, la expectativa de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) planteada a principios de año para este país europeo era de 1.8 por ciento, pero el nuevo escenario sugiere que este número será menor.

"Es una pésima noticia, los efectos son muy importantes, desde el efecto en el crecimiento de Reino Unido hasta la posibilidad de una separación escocesa, dado que Escocia quiere seguir siendo parte de la UE, lo cual afectaría la estabilidad durante varios años", explicó Alberto Bernal, estratega en jefe de XP Securities.

Particularmente en el corto plazo, considera habrá un congelamiento en las expectativas de inversión.

"El efecto que habrá en las reglas de juego creará un cambio en los patrones de inversión; supongamos que una compañía pensaba instalar una planta en RU para producir ahí para los británicos y exportar al resto de Europa, pero ahora podría haber una reconsideración al no saber cómo quedará el acceso a mercados", dijo.

Juan Carlos Hidalgo, analista del Instituto Cato, explicó que a menos que en el proceso de negociación de salida, que podría tardar mínimo 2 años o hasta 10, se negocie un marco preferencial de reglas bilaterales, quedarán sin ningún tipo de preferencias.

"Por el momento la relación se seguirá rigiendo bajo las reglas de la UE, pero con mucha incertidumbre, lo cual es fatal, y comienzan las especulaciones, como que muchas instituciones que están basadas en ese país se moverán a Irlanda o Francia", precisó.

El resto del mundo también sufrirá en lo que se define la estructura de la relación.

El Acuerdo de Asociación Transatlántica (TPIP, por sus siglas en inglés), entre la UE y Estados Unidos, difícilmente se concretará pronto ya que de por sí estaba enfrentando dificultades.

"Hay que ver que acuerdo comercial ya estaba en aprietos, debido a la resistencia en Alemania y que se avecinan elecciones en este país y en Francia, por lo cual difícilmente se concretaría en el corto plazo y ahora con el divorcio entre RU y la UE y los recursos no darán para negociar", puntualizó Hidalgo.

En el caso de México, Fernando Ruiz Huarte, director del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce), explicó que no considera que la renegociación del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM) pueda o deba postergarse.

"Consideramos que la modernización va a seguir, solo ahora en lugar de ser 28 serán 27 socios.

Además, habrá que buscar el espacio para renegociar los beneficios con Reino Unido", dijo.

Reforma