Morelia, Michoacán.- Estudiantes de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo fallaron ayer en su intento por recuperar las instalaciones tomadas por rechazados desde hace 42 días.

Dos enfrentamientos con piedras y palos fueron sofocados por la Policía con balas de goma y granadas de gas lacrimógeno.

La violencia, que dejó como saldo al menos tres lesionados y dos detenidos, estalló cerca de las 9:15 horas, cuando decenas de alumnos con bata blanca arribaron a la Facultad de Medicina para dialogar con integrantes del Movimiento de Aspirantes Rechazados.

Los estudiantes clamaron por su derecho a recibir clases y exigieron la entrega de las instalaciones, lo que fue rechazado por sus ocupantes.

Eso provocó una discusión y el posterior enfrentamiento en los cuatro accesos al plantel, ubicado sobre Calzada Ventura Puente, fuera de Ciudad Universitaria.

Al lugar arribaron policías antimotines del Gobierno estatal, pero no pudieron evitar una segunda gresca en la que, para dispersar a los grupos, dispararon balas de goma y granadas de gas.

Por un momento, los elementos policiacos lograron penetrar a las instalaciones por el acceso posterior y desde ese punto replegaron a los paristas.

Sin embargo, éstos se atrincheraron y lograron mantener en su poder el inmueble, con apoyo de encapuchados que dijeron pertenecer al llamado Frente Nacional para la Liberación Social (FNLS).

Armados con palos y tubos, los paristas advirtieron que no entregarán el plantel mientras no sean atendidas sus exigencias.

"Los únicos responsables de lo que está pasando son las autoridades universitarias que no han dado solución, que han alargado el conflicto. A ellos los hacemos responsables de lo que pase", dijo uno de los encapuchados, sin dar su nombre.

A las 10:30 horas ya había sido sofocado el enfrentamiento y se vivía una tensa calma en el lugar.

Alrededor de 150 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública estatal resguardaron el perímetro y realizaron cortes a la circulación vehicular para evitar más enfrentamientos.

"A la población universitaria le pedimos guardar la calma. Lo que hicieron no abona a solucionar el conflicto; por el contrario, abona a él", señaló el Rector Medardo Serna.

Los rechazados mantienen tomadas todas las instalaciones universitarias desde el 29 de agosto, en demanda de mil 200 espacios, sobre todo en las áreas de la salud, para quienes no lograron ingresar en este ciclo escolar.

A finales de septiembre, el Gobernador Silvano Aureoles y el Rector presentaron una propuesta para que liberaran las instalaciones.

Ofrecieron mil 50 lugares en carreras compatibles dentro de la universidad y mil 200 en institutos tecnológicos públicos, así como 600 becas para estudiar en escuelas particulares, pero la propuesta no ha sido aceptada.

Más de 50 mil alumnos regulares permanecen sin clases.

REFORMA/Foto: REFORMA