Reynosa, Tamaulipas.- El nuevo Gobernador de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca, regresó ayer a esta frontera --su tierra natal y de la que fue Alcalde-- con el crimen organizado sembrando el terror.

Desde las 14:00 horas, momentos previos a la llegada del Mandatario a la ciudad y un día después de haber asumido el cargo, delincuentes desataron la quema simultánea de neumáticos y tiraron ponchallantas en las avenidas.

Grandes fumarolas se pudieron observar de diferentes puntos de Reynosa, entre ellos el Parque Cultural, donde García Cabeza de Vaca iba a encabezar una verbena para festejar al primer reynosense en asumir la Gubernatura.

La incertidumbre paralizó la actividad de la ciudad, al tiempo que las fuerzas militares y policiacas activaron operativos de vigilancia aérea y terrestre.

Ante la situación, el Gobernador retrasó su llegada, que tenía programada para las 15:00 horas, y arribó a las 18:30 horas, entre un fuerte dispositivo de seguridad.

"Voy a restablecer la seguridad en Reynosa y todo Tamaulipas", afirmó en el acto al que asistieron miles de personas.

REFORMA/Foto: REFORMA